Las noticias

Mascarillas y guantes serán obligatorios para visitar a los presos

Centro Penitenciario de El Acebuche, en Almería, una de las prisiones en las que se reanudarán en breve las visitas a los presos.Centro Penitenciario de El Acebuche, en Almería, una de las prisiones en las que se reanudarán en breve las visitas a los presos.Carlos Barba / EFE

Los presos cuyas cárceles estén en territorios que han pasado a la fase 1 de desconfinamiento volverán a recibir visitas de familiares, amigos y abogados, pero las medidas para evitar contagios se reforzarán notablemente. La circular de Instituciones Penitenciarias que detalla los primeros pasos de la desescalada penitenciaria obliga a que las personas que visiten las prisiones lleven sus propias mascarillas y guantes, obligatorios para acceder al recinto. Además, las visitas a los reclusos solo se podrán llevar a cabo en locutorios con mamparas. Siguen prohibidas las comunicaciones familiares, de convivencia e íntimas (conocidas como vis a vis), en las que hay contacto físico entre los reclusos y sus allegados.

Los presos en España llevan desde el 12 de marzo sometidos a aislamiento absoluto del resto de la sociedad. Instituciones Penitenciarias remitió este miércoles a las 69 cárceles y dos hospitales psiquiátricos penitenciarios bajo su gestión la circular que desarrolla la orden de Interior publicada en el BOE unas horas antes para “acomodar el ámbito penitenciario a la nueva situación actual”. Los 43 presidios situados en provincias ya en fase 1 podrán empezar a aplicar las medidas en breve. Los 28 restantes tendrán que esperar a que sus territorios avancen desde la fase 0. De las nueve prisiones de Cataluña, ocho están en zonas en fase 0, pero será la Generalitat, que tiene las competencias sobre ellas, las que determinen los pasos a dar. Las medidas específicas para los 36 Centros de Inserción Social (CIS), destinados a presos en semilibertad, se dictarán en los próximos días.

Prisiones impone nuevos requisitos para las visitas en locutorio. Además del uso de mascarillas y guantes, exigirá que el lugar de residencia de los familiares esté en la misma provincia que la cárcel. Esto cambiará según avancen los territorios a nuevas fases. Interior mantendrá el servicio de videollamadas para presos instaurado tras aislarse las cárceles en marzo. Los permisos de salida solo podrán disfrutarse cuando la provincia donde está la cárcel esté, al menos, en fase 1 y siempre que el recluso no abandone ese territorio. En el caso de los permisos ordinarios, las cárceles van a revisar los ya concedidos y cuyo disfrute quedó suspendido por el estado de alarma. Los presos que accedan a tanto a estos permisos como a permisos extraordinarios —por enfermedad o fallecimiento de un familiar, o nacimiento de un hijo— deberán firmar un consentimiento escrito para permanecer a su vuelta a prisión 14 días en aislamiento. A estos reclusos, Prisiones le facilitará una mascarilla quirúrgica para que la usen en el transporte público en el que se desplazarán a sus domicilios.

También se reanudarán los traslados de los internos cuando sean solicitados por las autoridades judiciales, los motivados por razones sanitarias y de aquellos que afecten a internos que han provocado incidentes regimentales graves y se considere conveniente un cambio de prisión por motivos de seguridad. En estos traslados, la Guardia Civil, responsable de los mismos, extremará las medidas de control sanitario para evitar contagios. Prisiones dotará de mascarillas quirúrgicas también a estos reclusos y se evitará que durante el viaje entre en contactos con internos de otros presidios. Al llegar al nuevo destino, también serán sometidos a una cuarentena de 14 días. No serán trasladados de prisión los que presenten síntomas de sufrir la covid-19 o estén en aislamiento porque otro interno del mismo módulo haya sido diagnosticado.

Interior informó a finales de abril en una nota de prensa de que el impacto de la pandemia en las cárceles era cuatro veces inferior al impacto en la población general. El número de positivos total entre la población reclusa era, hasta este martes, de 60 en una población de 50.800 internos, lo que supone una tasa de contagio algo superior de uno por cada mil internos, mientras que entre la población general esa tasa es de 4,3 positivos por cada mil habitantes. Hasta ahora se han producido seis fallecimientos por coronavirus en el ámbito penitenciario (dos reclusos y cuatro funcionarios). Además, Instituciones Penitenciarias tenía confirmados 318 contagios (258 trabajadores y 60 internos), de los cuales 172 ya han recibido el alta médica (157 trabajadores y 15 internos), según datos oficiales de Instituciones Penitenciarias. En los últimos cuatro días no se habían registrado ningún nuevo positivo.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply