Internacional

Más de 13.000 infectados de coronavirus no podrán votar en el plebiscito constitucional chileno

Un hombre en bicicleta pasa este viernes 23 de octubre delante de una pintada callejera que llama a votar en el plebiscito constitucional del domingo.
Un hombre en bicicleta pasa este viernes 23 de octubre delante de una pintada callejera que llama a votar en el plebiscito constitucional del domingo.PEDRO UGARTE / AFP

Chile tiene 13.490 casos activos de la covid-19. Los que estén en edad de votar, los casos sospechosos y sus contactos no podrán acercarse a las urnas el domingo, cuando se celebre el histórico plebiscito sobre el reemplazo a la Constitución vigente, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet. No existen métodos alternativos al presencial y las autoridades han pedido a los contagiados que no desafíen las normativas sanitarias de aislamiento. La Fiscalía ha advertido que los enfermos que vayan a votar serán perseguidos penalmente.

La presidente del Colegio Médico, Izkia Siches, una de las figuras emergentes y mejor valoradas en medio de la pandemia, hizo este viernes un llamamiento por radio: “A los contagiados de covid-19 los invitamos a mirar este proceso desde la televisión para no afectar la participación del resto”. “Si los chilenos y chilenas hacemos un proceso ordenado, siguiendo las recomendaciones del Servicio Electoral, no deberíamos tener un mayor aumento de los casos”, dijo.

El fiscal nacional, Jorge Abbott, entregó directrices a los fiscales regionales ante eventuales infracciones de la ley en el marco del plebiscito, especialmente frente a contagiados con la covid-19 que quieran hacer valer su derecho a voto. La máxima autoridad del Ministerio Público advirtió que los infectados y los casos sospechosos que acudan a votar serán perseguidos penalmente: “El derecho a la vida y la salud pesan más que el derecho a sufragio”, señaló Abbott, de acuerdo con un correo al que accedió el diario chileno La Tercera. Desde que arrancó la pandemia, unas 80.000 personas han sido formalizadas o requeridas por infringir el artículo 318 del Código Penal, que determina las sanciones por poner en riesgo la salud pública.

La ley chilena, sin embargo, garantiza que, si una persona llega a su local de votación, tiene derecho a sufragar, aunque esté incumpliendo alguna norma. Incluso alguien que cometa un delito dentro del recinto que le asignó el órgano electoral puede votar antes de que se le detenga. Si Carabineros sorprende a un enfermo de la covid-19 dentro del establecimiento, por lo tanto, antes de devolverlo al lugar donde pasa la cuarentena debe permitirle ejercer su derecho político. No sucedería lo mismo si a una persona contagiada se le sorprende de camino a su local de votación o fuera del centro. En ese caso, no podría sufragar y se le aplicarían los castigos.

El domingo están convocados 14,7 millones de ciudadanos mayores de 18 años al proceso electoral más importante y simbólico que se haya registrado en Chile desde 1988, con el plebiscito sobre la continuidad de Augusto Pinochet. Decidirán si aprueban o rechazan la idea de cambiar la Constitución vigente de 1980, redactada en la dictadura. Por primera vez en el mundo, a la ciudadanía se le preguntará, al mismo tiempo, el órgano que la redactará: si una convención constitucional compuesta por 155 ciudadanos especialmente elegidos para ese fin o una convención mixta de 172 miembros, integrada en partes iguales (50% y 50%) por parlamentarios. Por lo tanto, los votantes tendrán que marcar dos papeletas.

Un nuevo protocolo electoral

El Servicio Electoral en conjunto con las autoridades del Ministerio de Salud y organismos técnicos elaboraron un protocolo de casi 30 páginas donde se detallan las normas que regirán en el marco del referéndum. Entre otros asuntos, se reorganizó la distancia de las mesas donde se encuentran los vocales y se eliminaron las cortinas de la cámara secreta, que estarán ubicadas en una posición que garantice el secreto del sufragio.

La normativa establece que cada elector podrá llegar al local de votación con su propio bolígrafo de color azul de cualquier marca para emitir su voto y se exigirá el uso de mascarilla para ingresar, de preferencia desechable. Habrá un horario exclusivo para los adultos mayores –entre las dos y las cinco de la tarde–, aunque podrán hacerlo en cualquier momento del día con preferencia. En los centros de votación habrá desinfectantes a base de alcohol o cloro, toallas húmedas con alcohol al 70% y toallas de papel o servilletas para desinfectar superficies. Además, se contará con alcohol gel para los electores. De igual, las autoridades recomiendan llevar alcohol gel propio.

El Gobierno de Sebastián Piñera decidió que los electores de comunas en cuarentena no necesitarán permiso especial para ir a votar el día del plebiscito. Esta semana, además, lanzó un decálogo para combatir las noticias falsas que circulan en torno al referéndum, que tendrá un horario extendido por la pandemia: entre las ocho de la mañana a las ocho de la noche. Cerca de las nueve y cuarto de la noche ya estarán contabilizados el 50% de los sufragios y se espera un rápido resultado total, que puede ser seguido en línea en la web del Servicio Electoral.

La pandemia de la covid-19 ha infectado desde marzo a 498.906 personas en Chile y provocado 13.844 muertes, contabilizando solo los casos confirmados.

Leave a Reply