Lo último

Marwan: “He perdonado infidelidades en algún momento de mi vida. No me parecen tan graves”

El número de mayo ya está disponible en formato PDF, y es descargable de forma gratuita haciendo clic aquí.

Marwan Abu -Tahoun Recio (Madrid, 1979), músico, escritor y poeta, lleva más de dos décadas componiendo. Junto a Carlos Salem, Escandar Algeet, Luis Ramiro, Diego Ojeda y Rayden, entre otros artistas, ha liderado -sin buscarlo- un movimiento que ha dado como resultado una democratización de la poesía gracias a Internet. Como músico este madrileño ha conseguido convertirse, gracias al boca a boca, en uno de los cantautores más reconocidos del circuito de salas de España y Latinoamérica. En septiembre estrenará su nuevo disco El viejo boxeador (grabado en Sheffield) y en unas semanas publicará un adelanto de este trabajo, un álbum que considera “muy completo” y que está deseando que pronto juzgue la gente.

En septiembre publicarás tu próximo, El viejo boxeador, y en solo un mes podremos escucharte la primera canción. ¿Qué nos puedes contar de este trabajo? Puedo contar que el disco me encanta. Me fui a Sheffield (Inglaterra) a grabarlo y creo que hay canciones grandes. Sé que queda mal que lo diga uno, pero realmente me emocionan y me sigue sorprendiendo el resultado. Creo que no hay mejor señal que esa. Tenía ganas de tomar riesgos y cambiar en lo sonoro, en lo armónico y en lo temático y lo he logrado en todos los sentidos. Y me gustan las canciones porque es un disco muy auténtico y sincero, que representa muy bien la última época que he vivido. En él hablo sobre multitud de cosas, desde el postureo en las redes a la autenticidad en la vida y en el arte, hablo sobre la superficialidad reinante, sobre la humanidad, el derecho al enfado, amor y desamor. Creo que es un disco bien completo. Ahora solo falta que juzgue la gente, pero opinen lo que opinen, estaré satisfecho.

“Abascal, Ortega Smith y cia son mala gente. A veces creo que no son ni fascistas, pero son capaces de hacer y decir cosas muy dañinas con tal de pillar, que es su objetivo”

¿Crees que encierro alimenta la creatividad o todo lo contrario? La alimenta completamente. Yo estoy que echo fuego, no paro de escribir canciones, sonetos y poemas de verso libre.

¿Sabes qué es lo primero que harás cuando todo pase? Ir a ver a mis padres. Lo de que la familia es lo primero ahora cobra más sentido que nunca. Mi madre tiene sus años y ha pasado el confinamiento completamente sola y aunque no pueda abrazarla a ella ni a mi padre, nos haremos compañía a dos metros.

¿Qué es lo que más le gusta a los demás de ti mismo? Eso deberían decírtelo los demás. En lo artístico la gente suele decirme que les cuento su vida y que eso los reconforta. Tras los conciertos me dicen que da igual que los temas sean tristes en su mayoría, porque salen muy felices. Soy consciente de que mis conciertos son una experiencia que no se limita a las canciones, que la gente pasa por una montana rusa de emociones. La espontaneidad, las letras y el show que armo suele ser lo que enamora a la gente que me sigue. Como persona me dicen que soy muy buena gente y tal, pero creo que lo que más le gusta a la gente de mí es que soy alguien de fiar.

¿Y lo que más te gusta a ti de ti mismo? En lo artístico, me gustan mucho mis canciones, me hacen disfrutar. También me gusta la solidez que tengo en el escenario y la forma de encarar los conciertos. Cuando estoy ahí siento que puedo con lo que sea y que voy a convencer a todo el que esté viéndome. Y como persona, no sé qué decirte.

¿Cuál es tu forma favorita de perder el control? ¿El sexo? (Risas)

¿Qué te compraste con tu primer sueldo? Una guitarra española nueva.

¿Qué tienes de fondo en tu pantalla del móvil? Os vais a partir el culo. Un dibujo de un superhéroe.

¿Cuál es tu habilidad oculta? Habría que preguntarle a mi novia y ella no os lo va a contar. (Risas)

¿Tu palabrota favorita? Claramente, mi favorita es mierdaseca. (Risas)

“Tengo fobia al maquillaje rojo. No soporto ni los labios ni las uñas pintadas de ese color”

¿Qué figura pública amas? A José Mujica, a Juan José Millas y a Sabina. Cada uno en su ámbito me parecen personas que me producen una gran inspiración.

¿Y qué figura pública no querrías tener cerca? A Abascal, Ortega Smith y esa gentuza. Son mala gente. A veces creo que no son ni fascistas, pero son capaces de hacer y decir cosas muy dañinas con tal de pillar, que es su objetivo. Solo quieren pillar lo suyo y no poseen, al menos en público, ningún valor humano reseñable.

¿Cómo es tu decoración ideal? Me encanta la decoración industrial, pero depende del lugar. Eso sí, casas con muchas estanterías con libros y cuadros bonitos y plantas, siempre bien.

¿Y tu decoración odiada? Cuando es muy recargado rollo étnico o mobiliario decimonónico, me parecen un espanto.

¿A qué lugar no volverías? A cualquiera que me guste y esté absolutamente atestado de gente hasta el punto de no poder disfrutarlo. El turismo masivo ha hecho que a día de hoy existan muchos lugares así.

¿Qué canción te pones para animarte? Últimamente me animo con 5 gramos de resentimiento, una canción de mi nuevo disco que me acaban de mandar finalizada. Habla sobre el derecho a enfadarse y en ella me despacho a gusto contra haters, bocazas y gente que me ha hecho daño y ejerzo mi venganza. Como canción no puede dar mejor rollo y el día que me la enviaron terminada bailé como un chalado.

¿Y para seducir? Tú te haces un mix de Luis Ramiro, Ismael Serrano y Drexler y si no pillas es que eres idiota. (Risas)

¿Cuál es tu cuenta favorita de Instagram? Hay varias cuentas con fotos y vídeos de animales que me encantan. Por ejemplo, @discoverocean, @wildlifeplanet, @nature o la de @oceanlife.

¿Y el vídeo que más veces has visto en YouTube? Yo creo que hay dos. Uno de Ben Harper cantando a pelo, sin micro, en un estadio en Roma, que se te ponen los pelos de punta y uno mítico, el de El Fary cantando La Mandanga, que me lo pongo con mis amigos y nos morimos.

¿Quién es la persona más famosa a la que has conocido? Los Reyes Felipe y Letizia, Javier Bardem, Sabina, Serrat y Residente. Se puede decir que son las personas más famosas con las que he charlado.

¿Quién fue tu primer ídolo erótico? Una azafata del un, dos, tres. Aunque Miriam Díaz-Aroca, ojo ahí.

¿Y cuál ha sido el último? Mira que no me gusta, pero Arya Stark matando al Rey de la noche, fue un orgasmo. (Risas) La respuesta real es, sin duda, Natalie Portman.

¿Qué encuentras cuanto te buscas a ti mismo en Google? Nunca me busco. Ya tengo bastante con soportarme. (Risas)

¿Cuál es la peor pregunta que te han hecho en una entrevista? Ha habido entrevistas en que no se salvaba ni una pregunta, pero lo más atroz fue en Radio 5, cuando antes de la entrevista, le expliqué a la periodista durante varios minutos cómo se pronunciaba mi nombre, que se dice Maruán, y la colega al final de la entrevista dijo: ha sido un placer hablar con Sauán. (Risas) Fue insuperable, aún me dura el trauma.

¿Qué es lo que siempre quisiste saber hacer pero consideras que es demasiado tarde para intentar aprender? Tocar el piano, pero desde hace un mes estoy en ello y evoluciono mucho más de lo esperado. A mí lo que me jode es haberme lesionado con 18 años de la rodilla y no haber podido disfrutar unos años más del fútbol. Y eso ya nunca podré hacerlo.

¿Excitantes o calmantes? Lo hago poco, pero unas copas, para salir de la rutina y desfasar un rato con los amigos es un gran regalo.

¿Qué plato dominas y en cuál fracasas en la cocina? Ponlo en negrita para que lo lean mis amigos: hago un arroz negro que flipas. Eso es todo lo que tengo que decirles. (Risas)

¿Cuál es el fracaso del que más aprendiste? Dos personas, una ex y un amigo que me rompieron el corazón cada uno a su manera. Tras la rabia pertinente, en ambas situaciones logré colocar las emociones y el pasado en su lugar y he aprendido tanto que en algunos aspectos me veo muy armado para el resto de mi vida. Dudo mucho que me vuelva. exponer para que me suceda algo parecido.

¿Qué es lo más valiente que has hecho en tu vida? Dejar a alguien a quien quería porque no podíamos ser felices juntos.

¿Cuál es la prenda más cara que tienes en tu armario? Una chupa de cuero que me regalaron.

¿Qué no perdonarías en un amigo? ¿Hay algo peor que la traición de un amigo? No es que no lo perdone, es que esa persona deja de ser mi amiga en ese instante.

¿Qué no perdonarías en un amante? Si veo arrepentimiento sincero le perdonaría prácticamente todo. Si me preguntas por una infidelidad, te digo que ya las he perdonado en algún momento de mi vida. No me parecen tan graves.

¿Qué querías ser cuando eras pequeño? Feliz, pasaba demasiado tiempo enredado en mis tristezas.

¿Cómo sería tu senectud soñada? Joder, una casita en la playa o en la montaña, con mi pareja y con varios amigos con sus casas al lado, quedando por las noches para comer, beber y cantar.

¿Cuál es tu miedo o fobia más irracional? Tengo fobia al maquillaje rojo por una cosa de mi infancia. No soporto ni los labios rojos (o rosas) ni las uñas pintadas de esos colores. Fobia, por cierto, diagnosticada por un psicólogo mediante un test de psicología profunda. Qué paranoia.

¿Recuerdas cuál fue el momento más feliz de tu vida? Tengo dos. El gol de Iniesta, que sé que es ridículo que lo sea, pero fue antológico. Y sin duda el momento más feliz de mi vida no fue un momento sino una noche: la que canté en el concierto de homenaje a Aute. Ese fue el día más feliz de mi vida. Conocí a Sabina y charlé con él, con Serrat y Silvio Rodríguez, canté la mejor canción de Aute en un Wizink lleno y canté como nunca y para rematar la noche, nos fuimos grandes amigos artistas, como Drexler, Ismael Serrano, Rozalén, Diaz Pimienta y otros a los que admiro y no conocía, como David Trueba, hasta las tantas de la mañana al Libertad 8 a improvisar décimas y a beber ron. Qué noche. Fue inolvidable.

¿Y el más triste? Los días en que murieron mi abuelo y mi abuela.

¿Qué actividad te ayuda a relajarte y desconectar completamente? Meditar y jugar a algún deporte de pelota. También ver batallas de gallos de raperos o ir a conciertos de Nach. Allí vuelvo a ser un niño.

Cuéntanos un chiste absurdo que te hizo muchísima gracia. Paco, ¿tú estás empadronado? Y dice Paco: ¡Que no coño, que es mi carácter!

¿Alguna vez te ha ocurrido algo a lo que no encuentres explicación racional? Sí, digamos que percibo señales que tienen que ver con la intuición. Siento cosas difíciles de explicar que me avisan de cosas van a pasar y que luego se dan en la realidad. Otra paranoia.

¿Qué cualidad humana consideras más sobrevalorada? La fidelidad y la infidelidad. Ambas están muy sobrevaloradas. (Risas)

El número de mayo ya está disponible en formato PDF, y es descargable de forma gratuita haciendo clic aquí.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply