Las noticias

María Zurita y Simoneta Gómez-Acebo, las primas más pegadas a la realidad del rey Felipe VI

Ni María Zurita ni Simoneta Gómez-Acebo son familia real pero sí familia del rey, dos de las primas más cercanas y queridas de Felipe VI. Como tales mantienen el apoyo a su primo y la monarquía en estos tiempos convulsos, y también desde su posición son observadas por quienes buscan un desliz para criticarle. Ambas son mujeres trabajadoras, que se mueven en ambientes muy amplios y diversos debido a sus profesiones y a su personalidad cercana y curiosa, a juicio de quienes las conocen o comparten su amistad, y no se han quedado al margen durante la crisis por la pandemia a causa del coronavirus.

María Zurita es hija de la infanta Margarita, hermana del rey Juan Carlos, y de Carlos Zurita, médico ya jubilado. Quienes la conocen de cerca apuntan que es “una mujer de su tiempo”, “directa” y “ejemplar”. Muy cercana a la infanta Elena, su grupo de amigos es diverso y su deseo de conocer tanto a personas como lo que ocurre en el mundo hace que en esas reuniones, ahora aplazadas por el confinamiento, se hayan podido juntar personajes tan heterogéneos como Lucía Bosé —recientemente fallecida—, Jesús Vázquez, Soraya Sáenz de Santamaría, Alaska y Mario Vaquerizo, Susanna Griso, Alejandra Rojas Marcos, Manuel Martos, Amelia Bono, el estilista Josie, el actor Miguel Ángel Muñoz, la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada o Borja Thyssen.

A finales de 2017 sorprendió a la opinión pública con su decisión de ser madre soltera por inseminación artificial, un hecho insólito en el entorno directo de la familia real para el que contó con su apoyo no explícito. Su hijo, Carlos, nació de forma prematura el 29 de abril de 2018 y después de dos primeros meses complicados se lo pudo llevar a casa y calificar de “milagro que todo saliera bien”. Si alguien quiere ponerle el adjetivo rancio a la monarquía española desde luego no debe mirar hacia María Zurita. Muy activa en redes sociales, se muestra enterada de lo que pasa, comprometida, creyente y rodeada siempre de sus amigos, su perra Zeta y, desde que nació, madre orgullosa de su hijo Carlos.

La última publicación en su cuenta de Instagram antes del confinamiento, el 19 de febrero, da cuenta de su actividad profesional y su compromiso con la conciliación familiar. Con una fotografía en la que aparece acompañada de nueve mujeres da las gracias a sus “maravillosas chicas de la oficina”. “Empecé con Zesauro Traducciones [la empresa de traductores que ella misma fundó] hace 18 años. Hoy es un equipo de inmejorables profesionales, incansables trabajadoras y magníficas personas”, afirmaba. Además de dar las gracias a su equipo comunicaba que ese mismo día la firma había firmado el sello que la acreditaba como Empresa Familiarmente Responsable y con sus hashtags se reafirmaba comprometida con el empoderamiento femenino y la conciliación familiar.

Después llegó la pandemia y desde ese momento, confinada en casa y teletrabajando como muchos otros ciudadanos, ha seguido activa en su cuenta de Instagram, donde tiene 34.400 seguidores, para mostrar su orgullo por España; para dar las gracias a los trabajadores de la Once que prestan sus servicios en “la lavandería y limpieza de hospitales, controles de aeropuertos, residencias de ancianos y mucha gente que está dando y ayudando a quienes nos ayudan”. Ha mostrado con su hijo cómo lavarse correctamente las manos para protegerse del virus, se ha solidarizado con las personas que han muerto a causa del covid-19 sin poder ser despedidos y rodeados del calor de sus familiares y ha compartido su tristeza y esperanza para salir de esta crisis, que también a ella le afecta.

Pero no se ha limitado a la empatía, también ha sido activa y ha apoyado y divulgado en sus redes sociales la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid de apoyar al comercio y los negocios locales. “Para incentivar esa cultura el Ayuntamiento, en colaboración con cientos, miles de empresas de Madrid pone en marcha ‘Volveremos si tú vuelves’, una iniciativa que busca incentivar que todos los ciudadanos incluyamos en nuestros planes de futuro a nuestros mercados, a nuestro pequeño comercio, a la tienda de la esquina, al bar de enfrente, al restaurante de siempre, a las zonas comerciales del centro, a nuestros diseñadores, a nuestros artesanos, a nuestro centro de belleza, a la terraza del hotel o del bar de al lado y a la del centro de la ciudad…. Un proyecto nacido para motivar a los madrileños para redescubrir Madrid, para vivir la vida de barrio y para mirar la ciudad con ojos y espíritu de turista”. La única publicación que puede entenderse como un apoyo con sesgo político que se une a un espíritu creyente que también se adivina en el fondo de algunas de sus publicaciones.

Por su parte Simoneta Gómez-Acebo, hija la infanta Pilar, también hermana del rey Juan Carlos, es como su prima María una mujer integrada en el mundo laboral (trabaja desde hace varias décadas como relaciones públicas de la firma de alta joyería Cartier) que está superando en 2020 situaciones personales complicadas: primero la muerte de su madre, el pasado 8 de enero; después su propia enfermedad, que la obligó a estar ingresada durante más de una semana a causa de una neumonía; y ahora el confinamiento, que está pasando en su casa de Madrid junto a sus tres hijos, Luis, de 28 años, Pablo, de 25, y María, de 20.

Precisamente su madre le inculcó el compromiso solidario a través del ejemplo, ya que fue la impulsora y protomora del mercadillo Nuevo Futuro, organización que ayuda a niños sin hogar y que organiza un rastrillo solidario en Madrid para recaudar fondos cada Navidad. Simoneta no se ha quedado parada durante la pandemia y ha empezado a colaborar con World Central Kitchen, una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que se dedica a proporcionar comidas en casos de emergencia. Ella sí se ha atrevido a manifestar su opinión sobre el papel de su primo Felipe VI: “Sigue cumpliendo con su deber haciendo lo que puede en las actuales circunstancias”. Y sobre la actuación del Gobierno: “En el plano político no tengo elementos para pronunciarme con contundencia, pero da la sensación de que ha habido retrasos e improvisaciones. Si no, no se entiende que España vaya a la cabeza en el número de muertos por millón de habitante”, manifestó a Vanitatis hace unos días sin querer profundizar más en el tema.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply