Deportes

Marc Tur, cuarto en el gran adiós a Bragado y en la prueba cumbre de la marcha

Marc Tur, tan alto, tan blanca su gorra, tan recto, es un faro en mitad de una ancha, anónima, de tantas autopistas llamadas avenidas de Sapporo. En los parterres de la mediana, los agotados se agachan y vomitan. Tur no se agacha. Un poste con piernas de goma que se ondulan armónicas hasta los tobillos, incansables. Una luz que a todos llega y a todos les anuncia el peligro, y les aleja. Marcha en persecución de un polaco, Dawid Tomala, heredero de Korzeniowski y su escuela, que se escapó pronto y resiste. Otros grandes han desaparecido, Diniz, Dunfee. Otros van desapareciendo. Tur marca el paso de los resistentes. Quedan cinco kilómetros.

Seguir leyendo

Leave a Reply