Las noticias

Macron y Merkel arropan al presidente ucranio en plena tensión entre Rusia y la OTAN

París asegura que el encuentro de este viernes entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y el ucranio, Volodímir Zelenski, en el Elíseo estaba acordado desde hace semanas y que por lo tanto no está directamente relacionado con la nueva escalada entre Moscú y Kiev. Aun así, Francia quiere aprovechar la cita bilateral, que en un segundo tiempo incluirá a la canciller alemana, Angela Merkel, por videoconferencia, para tratar de “bajar la tensión” que vuelve a amenazar la zona, tras la reciente movilización de tropas rusas en la frontera con Ucrania y las múltiples violaciones del alto el fuego en la región del Donbás durante las últimas semanas. Una agenda que no coincide necesariamente con la de Zelenski, quien en vísperas de la reunión en el Elíseo advirtió de que llega a París para reclamar una política francesa en particular y europea en general “clara” respecto a su país. Y eso significa, subrayó, que Kiev sea “invitado” a ingresar en la Unión Europea y la OTAN.

“Creo que la política europea ante Ucrania debe ser clara al 100%”, dijo Zelenski en entrevista con el diario Le Figaro. “Si la UE y si Macron nos consideran verdaderamente como un miembro de la familia europea, deben actuar en consecuencia. Es hora de dejar de hablar y de tomar decisiones (…) No podemos permanecer indefinidamente en la sala de espera (…) Ha llegado el momento de pasar a la velocidad superior e invitarnos a unirnos a la UE y la OTAN, no queremos tener que mendigar”, agregó el presidente ucranio, que dijo esperar que Francia “apoye” esas aspiraciones.

Más información

Las demandas de Zelenski parecen ir más lejos que los planes del Elíseo, que según había adelantado se quería centrar sobre todo en “bajar la tensión” en la zona de conflicto, y había negado que el presidente ucranio llegara a París a pedir ayuda. “Tenemos mucho respeto por la soberanía ucrania. No consideramos que venga a buscar apoyo. Viene a ver a su homólogo”, dijeron fuentes del Gobierno a periodistas antes del encuentro.

“Nuestro trabajo, nuestro objetivo y nuestra convicción es bajar la tensión, es lo que buscamos (…) y a lo que dedicamos muchas energías, incluido el presidente [Macron]”, agregaron de cara a una reunión que, como reconocieron, se produce en un “contexto particular” de especial tensión renovada.

El miércoles, la Armada rusa inició maniobras militares en el mar Negro, un movimiento que anticipaba la llegada anunciada de dos buques de guerra estadounidenses a la zona, considerada geoestratégica por Rusia y por la OTAN. Finalmente, Estados Unidos ha decidido dar marcha atrás, lo que no ha reducido los recelos de Moscú. En esta zona se sitúa la península ucrania de Crimea, que Rusia se anexionó con un referéndum ilegal en 2014 y cuya soberanía ucrania respalda la UE desde entonces. El despliegue marítimo se produjo tras la decisión de Moscú unos días antes de movilizar tropas a un centenar de kilómetros de la frontera con Ucrania, que a su vez ha reforzado a sus unidades en el este y junto a Crimea.

La tensión también ha escalado a nivel diplomático. Este jueves, el ministro de Exteriores ucranio, Dmytro Kuleba, advirtió a Moscú de que su Gobierno se reserva el derecho a responder “si Rusia cruza la línea roja”, en el marco de la denuncia de múltiples violaciones del alto el fuego en el Donbás. Zelenski acotó en Le Figaro: “No cederemos un solo centímetro de la tierra del Donbás, porque nos pertenece. Sea cual sea el precio”, aumentando así unas amenazas que preocupan mucho a París.

“Nuestro objetivo fundamental es mantener el alto el fuego y discutir cómo ir más lejos en el proceso político (…) para pasar página de esta guerra y lograr un acuerdo político del conflicto”, afirman las fuentes oficiales galas. Unos esfuerzos en los que París quiere involucrar nuevamente a Berlín, el otro miembro europeo del denominado cuarteto de Normandía —el formato diplomático para implementar los acuerdos de Minsk de 2015 integrado por Rusia, Ucrania, Alemania y Francia—. De ahí que, tras un almuerzo de trabajo bilateral en el Elíseo, Macron y Zelenski tienen previsto ampliar la reunión con la canciller alemana, que se conectará por videoconferencia, según el calendario adelantado.

La propuesta no parece sin embargo entusiasmar mucho al invitado ucranio, para quien el cuarteto de Normandía está siendo mantenido vivo solo por “respiración artificial” debido a que “Rusia lo bloquea todo”. Sus declaraciones al diario francés tampoco allanan el camino del Elíseo, que quizás por ello todavía no ha revelado si tras la reunión habrá declaraciones de los mandatarios o siquiera un comunicado conjunto.

Leave a Reply