Lo último

Luís, el enfermero portugués que salvó a Boris Jonhson, pese al ‘Brexit’

El domingo, el primer ministro británico, Boris Johnson, ojeroso y demacrado, reconocía que se iba a Downing Street y no al otro barrio gracias —entre otros— a una enfermera neozelandesa y a un enfermero portugués, “Luís, de cerca de Oporto”, que le velaron cada segundo de la noche durante su hospitalización a causa del coronavirus.

“Luís, el portugués”, lleva en el Reino Unido desde 2014. Es uno de los miles de enfermeros que emigraron en este siglo al país en busca de mayor reconocimiento profesional y de un mayor salario, unas cuatro veces el de Portugal.

Luís Pitarma, que así se apellida, nació hace 29 años en Aveiro, la llamada Venecia portuguesa por los canales de sus rías. Con 18 años se mudó a Lisboa para estudiar enfermería y luego disfrutó de una beca Erasmus en Lahti (Finlandia), según informa su perfil de LinkedIn.

Pero su vida profesional la inició en Inglaterra, donde reside desde 2014. Según informa el diario Observador, primero ejerció en el hospital de Luton, a unos 50 kilómetros al norte de Londres, donde ya destacó, pues quedó en segundo lugar en un premio a los enfermeros más prometedores. De Luton cambió a otro hospital del servicio público, el Saint Thomas, en el centro de la capital británica.

Desde mayo de 2016 —un mes antes de que los británicos aprobaran en referéndum el Brexit— Luís Pitarma trabaja en la unidad de cuidados intensivos del centro hospitalario londinense. Forma parte del programa de oxigenación por membrana extracorporal (ECMO), un sistema para suministrar oxígeno al corazón y a los pulmones en enfermos con dificultades respiratorias. Así le llegó el jueves Boris Johnson.

No fue una casualidad que le asistiera un portugués, porque en los hospitales públicos británicos abundan los profesionales de esta nacionalidad. En el año del Brexit, el Consejo de Enfermería y Obstetricia británico tenía registrados 1.064 sanitarios lusos. Desde su aprobación, los nuevos registros han caído un 85% por año. La tendencia general es a la baja también entre los profesionales de otros países, entre las que se constatan caídas de incluso el 90%.

A Pitarma le llueven los mensajes de felicitación en sus cuentas de las redes sociales, entre ellos el del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, a quien telefoneó y, posteriormente, publicó un comunicado oficial para agradecer “a todos los profesionales de salud portugueses que en Portugal y en todo el mundo prestan una ayuda decisiva al combate de la pandemia”.

Pero Luís Pitarma y su compañera neozelandesa de guardia se llevan la fama de haber salvado a Boris Johnson: “Espero que no les importe [al resto de profesionales] mencionar a dos enfermeros en particular que estuvieron al lado de mi cama durante 48 horas cuando las cosas podían haber tomado otro rumbo. Ellos son Jeny, de Nueva Zelanda, (…) y Luis, de Portugal, de cerca de Oporto. La razón por la que mi cuerpo comenzó a tener oxígeno suficiente fue porque ellos se quedaron a vigilarme durante cada segundo durante la noche y porque estaban preocupados en hacer todo lo que necesitaba”. ¿Con el Brexit en vigor, estaría muerto Boris Johnson?

Leave a Reply