Las noticias

Los sindicatos denuncian que la atención primaria en Madrid está “al borde del colapso”

SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES (MADRID), 18/08/2020.- Dos personas se informan en la entrada del centro de salud V Centenariode San Sebastián de los Reyes. La Comunidad de Madrid ha ordenado el cierre temporal de dicho centro, tras detectar un brote de coronavirus entre sus profesionales, con nueve casos positivos, aunque ninguno ha requerido de ingreso hospitalario. EFE/Fernando Alvarado
SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES (MADRID), 18/08/2020.- Dos personas se informan en la entrada del centro de salud V Centenariode San Sebastián de los Reyes. La Comunidad de Madrid ha ordenado el cierre temporal de dicho centro, tras detectar un brote de coronavirus entre sus profesionales, con nueve casos positivos, aunque ninguno ha requerido de ingreso hospitalario. EFE/Fernando AlvaradoFernando Alvarado / EFE

Un escrito a la la Consejería de Sanidad de los sindicatos Comisiones Obreras, Amyts, CSIT y UGT afirma que la atención primaria en la Comunidad de Madrid se encuentra “al borde del colapso y no puede esperar más”. En un comunicado hecho público este martes, destacan que los profesionales de atención primaria son los que atienden a los posibles positivos de la covid-19, que acuden a su centro de salud por síntomas o por otros motivos, en lugar de ser los rastreadores quienes detecten los casos a través del seguimiento de contactos. “Los médicos de familia están desbordados, tienen en su consulta hasta 80 pacientes al día. No se les puede pedir encima que sean ellos quien hagan el seguimiento que deberían hacer los rastreadores”, afirma Julián Ezquerra, secretario general de Amyts (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid).

Vuelve el trauma de la ‘zona cero’

La Comunidad de Madrid ha tardado cuatro meses en alcanzar la cifra de 400 rastreadores

El 80% de los pacientes afectados por la covid-19, aseguran los sindicatos en el documento conjunto, han sido atendidos por atención primaria, por lo que instan a la Comunidad a contar con un “número suficiente” de rastreadores con el fin de evitar que sus funciones recaigan en los médicos de familia. En este punto, critican que la Comunidad de Madrid “no haya cumplido” con las recomendaciones de las autoridades sanitarias nacionales que, en el mes de mayo, instaron “expresamente” a “reforzar” este nivel asistencial (era una de las exigencias para que la región avanzara de fases durante la desescalada).

La Comunidad de Madrid reconoció el pasado 7 de agosto la dificultad de completar la plantilla de 400 rastreadores que había prometido. Hasta entonces había contratado 32 nuevos. Tres días después, el día 10, anunció la incorporación de 22 rastreadores a la empresa privada Quirón Prevención. Los sindicatos exigen, en base de lo que recomienda el Ministerio de Sanidad y lo que sucede en otras regiones, que Madrid debería contar con 1.200 para controlar una población de casi seis millones de habitantes. Esta falta de profesionales dedicados al seguimiento impide que se garantice el rastreo de casos, insisten las organizaciones de trabajadores. El Gobierno regional cuenta con más de 560 personas dedicadas “exclusivamente” a rastrear el virus, señaló el lunes el viceconsejero de Sanidad Pública, Antonio Zapatero, durante su visita al dispositivo de test pcr aleatorios a vecinos que se están haciendo en las zonas de Madrid con más casos.

En la región, explica Ezquerra, ya existe una situación de “transmisión comunitaria”, que tiene lugar en la calle, en actos públicos o en el trabajo, no solo en el ámbito local y familiar. Cuando se llega a este escenario, añade Julián Ordóñez, secretario general de Sanidad de UGT Madrid, “se escapan muchos casos, se pierde la frontera de hasta dónde llega el contacto, quién tiene que aislarse, cómo lo frenas para que no siga reproduciéndose”, explica. La situación en los hospitales de Madrid, asegura, está controlada pero “se puede disparar”. “No sabemos por qué aquí hay tantos problemas para contratar rastreadores”, indica Ordóñez. “En otras comunidades no está habiendo tantas trabas, imaginamos que pretenden seguir por el camino de la colaboración público-privada”, opina.

Otro de los problemas que han detectado en la gestión de este aumento de positivos, explican, es que la Comunidad no ha cumplido lo que prometió: contratar a 10.100 profesionales de todas las categorías (celadores, auxiliares, enfermeros, técnicos, etcétera). Según el informe conjunto, faltan 2.844. La causa, esgrime Ezquerra, es que los profesionales no aceptan los contratos por ser las malas condiciones laborales que ofrecen. “Si en las regiones cercanas a Madrid”, continúa Ezquerra, “tienes mejor sueldo, mejor horario, y menor carga asistencial, te vas”.

Asimismo han pedido que Comunidad se encargue de informar a la población sobre el aislamiento que deben cumplir los posibles positivos. “Hay médicos que me cuentan que cuando llaman a los pacientes para informarles de que son positivos les contestan que están fuera de Madrid. Hay que explicar mejor a la población que se tienen que aislar”, asegura Ezquerra.

Igualmente han requerido que se implemente el teletrabajo (para profesionales en situación de riesgo o que hayan estado en contacto con positivos) y que se articule una coordinación “real y efectiva” entre atención primaria y atención hospitalaria, SUMMA y servicios de Salud Pública. Además, concluye el informe, “existe una gran sobrecarga física y emocional en todos los trabajadores que no paran de acumular problemas, abandono y excesos de jornada”. Madrid “está prometiendo distintas cifras de rastreadores, mientras tanto, la realidad es que no se puede garantizar el rastreo de casos y se ha recurrido una vez más a la privatización ante su incapacidad para solucionar este problema”.

Leave a Reply