Las noticias

Los ricos desalojan a los pobres

En el camino entre el parque y su casa, Stella Velandia, de 43 años, dice que prefiere no dar demasiadas vueltas al dilema que le plantea buscar una nueva vivienda. “A veces lo pienso mucho y solo me repito: ‘¿Por qué yo?”, comenta apesadumbrada. Sentada en un banco de una de las zonas verdes que rodean La Fortuna, esta colombiana que lleva cinco años en España relata cómo llegó a este barrio de Leganés (Madrid) atrapado entre la M-40 y el arroyo de la Canaleja. Un sitio que le trae malos recuerdos, como la dolorosa adaptación de una de sus hijas al nuevo colegio, pero que le ofreció la única oportunidad que parecía viable para su familia —ella, su pareja y tres hijos— cuando buscaban alquiler. De eso hace solo ocho meses y Stella añora Vicálvaro, el distrito de la capital donde vivían antes. Sueña con volver allí, pero sabe que es una quimera: Madrid es territorio vedado para su economía familiar. Su hija de 12 años, al enterarse de que buscaban otra casa porque la actual (650 euros, tres habitaciones) está resultando una carga demasiado pesada, se puso a llorar. “Dice que ya se ha integrado, así que buscamos también en Leganés; pero no depende de mí, estoy a lo que pueda dar”, relata.

Seguir leyendo

Leave a Reply