Internacional

Los republicanos trasladan a Florida su convención por desacuerdos sobre las restricciones en Carolina del Norte

El presidente Donald Trump en Dallas, Texas.El presidente Donald Trump en Dallas, Texas.Alex Brandon / AP

Tras un tenso tira y afloja, los republicanos han informado este jueves por la noche de que trasladarán su convención de Charlotte, Carolina del Norte, a Jacksonville, Florida. El evento se celebrará el 27 de agosto en un recinto con aforo disponible para 15.000 personas. Donald Trump había cargado públicamente contra las reglas de distanciamiento social que exigían en el Estado gobernado por el demócrata Roy Cooper y por eso decidió finalmente cambiar la locación. El presidente estadounidense también ha escogido este día, en el que Estados Unidos ha superado la barrera de los dos millones de contagiados con coronavirus, para anunciar el regreso de sus mítines de campaña.

“La celebración de la candidatura y el impacto económico que va con ella debe trasladarse a Jacksonville”, reza el comunicado del Partido Republicano. Trump dará su discurso en el evento donde los delegados votan oficialmente por su nominación a la presidencia en el VyStar Veterans Memorial Arena. Florida, gobernada por el republicano Ron DeSantis, es uno de los nueve Estados que tras reabrir gradualmente ha presentado picos en contagios además de hospitalizaciones en lo que va de junio. “Florida no solo ocupa un lugar especial en el corazón del presidente Trump como su Estado natal, sino que es crucial en el camino hacia la victoria en 2020”, ha sostenido Ronna McDaniel, la presidenta del Comité Nacional Republicano.

Trump también ha informado este jueves que el próximo viernes 19 de junio liderará un evento en Tulsa, Oklahoma, tras varios meses de parón por la pandemia. El condado donde se llevará a cabo el evento ha informado de un aumento gradual de nuevos casos desde principios de junio, según datos del departamento de salud citados por The Washington Post. Quienes quieran asistir deben firmar una exención de responsabilidad y asumir “voluntariamente todos los riesgos relacionados con la exposición a la covid-19”.

Aunque los 50 Estados ya han comenzado a reabrir en distintos grados, las directrices de la Casa Blanca continúan recomendando no avanzar de fase si es que los diagnosticados con coronavirus no disminuyen de manera sostenida. En casi la mitad de los Estados los casos siguen aumentando. Incluso Texas, Arkansas, Carolina del Sur, Nevada, Arizona, Carolina del Norte, Oregón, Florida y Utah han registrado picos en contagios y hospitalizaciones en lo que va del mes. Las muertes ya superan las 112.000 y los mercados se tiñen de rojo por las pesimistas proyecciones económicas y el temor a la llegada de una segunda ola de contagios. En medio de ese panorama, Trump ha anunciado su regreso a las pistas.

El 19 de junio es la fecha que muchos conmemoran como el fin de la esclavitud en Estados Unidos. El país atraviesa por su tercera semana de manifestaciones contra el racismo tras la brutal muerte del afroamericano George Floyd en las manos de la policía. A pesar de que Trump ha mostrado sus condolencias, su defensa al uso del Ejército para contener la violencia fue su principal reacción.

El Centro BOK de Tulsa tiene una capacidad de más de 19.000 personas. Todavía no está claro si el equipo de campaña de Trump seguirá las recomendaciones de los Centros de Enfermedades y Prevención (CDC, por sus siglas en inglés) de guardar una distancia social de metro y medio entre los asistentes. El mes pasado en una entrevista en ABC el mandatario dijo que no podía hacer un mitin “con siete asientos vacíos entre cada uno”. La fecha escogida no es al azar.

Leave a Reply