Las noticias

Los otros parientes

Luis Grañena

Siempre he querido tener como hermano a Tom Selleck. Desde su serie Magnum (para adultos) de los 80 hasta su conservador y cabal jefe de la poli de Nueva York de Blue Bloods, pasando por el presentador de TV que ayuda a Kevin Kline a salir del armario en In & Out. Su presencia en las pantallas de mi casa me proporciona seguridad. Selleck forma parte de esa familia de ficción que puedo tener en la tele una y otra vez, con o sin sonido, porque hacen compañía.

La serie de telefilmes Jesse Stone (2005-2020) es, de todos sus trabajos, el que más me llega a estas alturas. Como un Magnum arrasado por la vida, Jesse Stone, detective alcohólico en su decadencia, desterrado a un lugar llamado Paraíso, convive con sus fantasmas (divorcio mal resuelto, sentimiento de culpa: un clásico) y un perro que no sabemos si le juzga o si le compadece. Mimbres de lo más noble del género. En un momento de su intermitente depresión, alguien le aconseja escuchar a Brahms. “Siempre ayuda”.

Volví a ver este telefilme concreto (Paramount: cómo me gustaría que los emitierais todos otra vez, y seguidos), para sentir ese sereno derrumbe, esa forma tan digna de resistir entre las propias ruinas, desenmascarando a los malos al tiempo que se asume que el mundo carece de remedio, pero que peor sería no plantar cara, y no escuchar a Brahms.

Así desfilan por mi sala los otros parientes. Hay más: hombres y mujeres, personajes que tienen principios aunque sufran melancólicos finales.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply