Las noticias

Los delitos se redujeron un 73,8% los primeros 15 días del confinamiento

Detención el pasado 21 de abril en Almería de tres presuntos yihadistas, entre ellos uno de los más buscados en Europa.Detención el pasado 21 de abril en Almería de tres presuntos yihadistas, entre ellos uno de los más buscados en Europa.Policía Nacional / EFE

Las estrictas medidas de movilidad impuestas por el Gobierno en el decreto de estado de alarma del pasado 14 de marzo han tenido un acusado impacto en las estadísticas de criminalidad. En los primeros 15 días de confinamiento, el número de infracciones penales registradas se ha reducido un 73,8% respecto al mismo periodo del año anterior, según un estudio elaborado por el Ministerio del Interior. Así, si en las dos últimas semanas de marzo de 2018 se denunciaron 75.059 delitos, la cifra ha sido ahora de tan solo 19.656. La reducción ha sido más acusada en aquellas comunidades en las que ha golpeado con más fuerza la enfermedad. En Madrid, por ejemplo, el descenso fue del 84,1%, según refleja los datos del Sistema Estadístico de Criminalidad. Antes del decretarse el estado de alarma la criminalidad había crecido un 8% respecto al año anterior.

Los mayores descensos en el número de infracciones se han registrado en los delitos contra el patrimonio, que habitualmente constituyen el 75% del total de denuncias que llegan a las Fuerzas de Seguridad. En el periodo estudiado se registraron 10.628 de estas infracciones penales, frente a las 56.460 del mismo periodo del año anterior. Las estafas (con una reducción del 86,6%) y la ocupación de inmuebles (con un 79,7% menos) son las que registran un mayor descenso, según el estudio. Por el contrario, en los hurtos, el delito contra el patrimonio más numeroso, el recorte es de un 61,6% al pasar de los 23.200 casos conocidos en la segunda quincena de marzo de 2019 a los 2.278 de ahora. También ha habido descensos importantes en otros delitos menos comunes, como los de odio, con un 73,1%.

Menos significativos es la disminución en el número de delitos de tráfico de drogas (De 632 se ha pasado a 317, un 49,8% menos) y contra la seguridad vial (de 2.153 a 923, un 57,1%). El estudio de Interior no tiene, sin embargo, referencias al descenso registrado en los delitos más graves, como homicidios o agresiones sexuales. Fuentes policiales señalan a EL PAÍS que en estos también ha habido un descenso, en algún caso moderado. Así, los delitos contra las personas (que incluyen desde los asesinatos a las lesiones graves) han bajado cerca de un 50%, mientras que los dirigidos contra la libertad sexual se han recortado un 80%. Las lesiones leves han descendido entorno al 85%, según estas fuentes. El estudio de Interior tampoco incluye los delitos de violencia de género. Sin embargo, el Ministerio de Igualdad informó a finales de marzo de que las llamadas al 016, el número de atención a las mujeres víctimas, habían aumentado un 18% del 14 al 29 de marzo respecto a la misma quincena del pasado febrero. Fueron 521 llamadas más, hasta alcanzar 3.382 en estas dos semanas.

Algo similar ha ocurrido con la ciberdelincuencia. Las primeras estimaciones de las Fuerzas de Seguridad -cuyos máximos responsables se han esforzado en las últimas semanas en alertar a los ciudadanos de los riesgos en internet y las redes sociales- cifran en hasta un 70% de aumento de las ciberestafas. Además, un reciente estudio de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha destapado también un importante incremento del tráfico de vídeos de pornografía infantil en España a través de Internet durante el estado de alarma. Este informe destaca que el consumo de imágenes pedófilas registró sus picos más altos los días de marzo y abril en el que el confinamiento fue más estricto. Entonces, se detectaron en redes sociales y en aplicaciones de mensajería instantánea —las más peligrosas, ya que incluyen contactos directos entre los delincuentes y menores— hasta 640 casos diarios frente a los 105 que había antes de estallar la crisis. Un 507% más.

Lo que sí analiza el nuevo estudio de Interior es la incidencia geográfica de la reducción. Así, la estadística arroja que el descenso de la criminalidad ha sido más acusado en los núcleos urbanos más poblados, en los que la presencia policial en las calles era más evidente. En las poblaciones de más de 100.000 habitantes la actividad delictiva se redujo en un 79,7%. Por comunidades, las que más han notado en descenso han sido Madrid (84,1%), Aragón (78,2%) y Asturias (75.9%). En el extremo opuesto se encuentran Navarra (64,3%), Andalucía (66%) y Canarias (66,1%). En el estudio no figuran ni el País Vasco ni Cataluña ya que Ertzaintza y Mossos d’Esquadra no habían aportado sus estadísticas cuando se elaboró.

La reducción en el número de delitos también se ha reflejado en las cifras de detenciones. El estudio detalla que se ha pasado de 54.634 arrestos el año pasado a 12.047 durante las dos primeras semanas de confinamiento, un 77,3% menos. Y ello a pesar de que las detenciones por resistencia y desobediencia a la autoridad han crecido un 519,1% a raíz de la actitud de algunos ciudadanos cuando son requeridos por la policía a cumplir las restricciones del estado de alarma y que han provocado hasta ahora más de 6.700 detenciones. El perfil tipo de los detenidos es el de un varón entre los 18 y los 40 años y de nacionalidad española.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Suscríbete

Leave a Reply