Las noticias

Los cinco grandes bancos han cerrado la mitad de sus oficinas y recortado un tercio de su plantilla desde 2012

El sistema financiero español, aunque en general el de toda Europa, está inmerso en una drástica transformación, puede que la mayor de su historia. Las estadísticas del Banco de España sobre el número de empleados de bancos, excajas y cooperativas de crédito se iniciaron en 1981. Ese año trabajaban en este sector 252.351 personas. En 2019 el número de empleados ascendía a 176.838. Y descendiendo.

La digitalización del sector y la crisis, primero financiera y ahora sanitaria, con el consiguiente traumático efecto en la economía, está provocando que la banca esté llevando a cabo los ajustes más elevados de la industria española. Los bajos tipos de interés, o mejor dicho, los negativos tipos de interés, que no volverán a subir hasta 2027, según los expertos más optimistas y hasta 2031 según los más negativos, han puesto la puntilla al sector, que debe ahora jibarizarse si quiere volver a ser rentable.

En muchos casos estos ajustes de plantilla y de reducción de oficinas estaba vinculado a procesos de intervenciones de la entidad, caso de Bankia, o a procesos de fusión, como fue en la crisis financiera, que tuvo como punto álgido de reestructuración el año 2012, o en la actualidad, ante la presión para llevar a cabo integraciones para crear bancos más solventes y rentables, según reclaman los supervisores.

MÁS INFORMACIÓN

Solo en ocho años, desde 2012 hasta la actualidad, los cinco grandes bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell) han reducido en más de un tercio su plantilla y en más de un 50% su red de oficinas, porcentajes que coinciden casi con el global del sector. Pero suma y sigue.
Desde 2012 hasta septiembre de 2020 Santander ha sido la entidad que más oficinas ha cerrado. Un 54,8% de su red, y eso que hay que tener en cuenta que en junio de 2017 adquirió Banco Popular, pero su efecto en oficinas y plantilla lo ha absorbido ya tras el último ajuste realizado el pasado año.

Ha cerrado 3.767 sucursales en España, a las que ahora se le sumarán otras 1.000 más, cuyo cierre está previsto para el próximo año, según las negociaciones que mantienen con los sindicatos. De esta forma, su red, ahora de 3.110 sucursales, según sus últimos datos de septiembre, se reducirá a 2.110 agencias como tope, tras cerrar casi 4.800 desde 2012.

Empleados
El número de empleados también se ha visto afectado drásticamente por estos ajustes. Desde diciembre de 2012 hasta septiembre de 2020 ha destruido 15.964 empleos en España, lo que supone un 37,1% de la plantilla. Ahora tiene planes para recortar otros 3.800 empleos, según las negociaciones con los sindicatos. Es decir, suprimirá 20.000 empleos en nueve años, para dejar la plantilla en unos 23.000 empleados.

Santander propuso ayer a los sindicatos precisamente reducir la afectación del expediente de regulación de empleo (ERE) que están negociando de 4.000 a 3.800 trabajadores y elevar de 1.000 a 1.200 la cifra de empleados que prevé reubicar en otros puestos.

De ellos, 900 serían trasladados a alguna empresa del grupo y 300 a Santander Personal, división que atiende de forma remota a clientes a través de gestores. El banco también ha reducido los traslados a distancias superiores a 400 kilómetros y entre islas y limitar la movilidad máxima a 150 kilómetros, como pedían los sindicatos.

Los sindicatos volvieron a pedir en la reunión de ayer que se incluya el tramo de 50 a 54 años en el ERE, con mejores condiciones que las que se aplicaron el año pasado.

Bankia ha sido en estos años el segundo banco por cierre de sucursales, el 52,4%, lo que supone prescindir de 2.343 locales. Ahora suma 2.127 oficinas, número muy similar al que tendrá Santander tras su plan de ajuste.

La diferencia es que Bankia también llevará a cabo un profundo ajuste, aunque en este caso lo hará tras su fusión con CaixaBank, operación aprobada ayer por sus accionistas. Se calcula que entre ambos bancos cerrarán 1.500 sucursales. De momento, CaixaBank ha dado el cerrojazo a 2.950 oficinas desde 2012, el 43,2% de su red, que ahora suma 3.886 locales, con la mayor capilaridad del sector. Con Bankia esta red se eleva a 6.229, que se quedará en unas 4.700 o menos tras realizar el ajuste previsto.

Por plantilla, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri ha sido proporcionalmente el que ha sufrido un mayor recorte de empleo desde 2012 motivado por su intervención e inyección de ayudas públicas de 22.424 millones. En estos ocho años ha suprimido un 41% de empleos, con la salida de 11.089 trabajadores. Ahora tiene 15.956 empleados, pero como en caso de las oficinas, este número se reducirá tras su fusión con CaixaBank, que suma 30.851 trabajadores, tras suprimir en este periodo analizado 6.871 empleos, la menor cifra de los cuatro primeros bancos. Solo Banco Sabadell ha realizado un ajuste menor.

Los cálculos son que se prescinda de 7.000 a 8.000 empleos en la nueva CaixaBank, con lo que el total de la plantilla entre Bankia y la firma catalana, que asciende a 46.807 trabajadores (solo en la entidad financiera, ya que el número supera los 51.000 si se suma otras filiales del grupo), se quedará por debajo de las 40.000 personas.

BBVA es el tercer banco por cierre de sucursales, 2.160, un 43,2% menos en ocho años, y por ajuste de empleados, 8.976 menos que en 2012 (tras absorber a Unnim y Catalunya Banc), con una disminución del 23,3%. Ahora cuenta con 2.521 oficinas y 29.475 empleados.

Sabadell y los sindicatos firman el acuerdo del ERE del banco

ERE. Banco Sa badell y los sindicatos ratificaron ayer su acuerdo para poner en marcha su ERE por el que un máximo de 1.800 trabajadores saldrán voluntariamente de la entidad en el primer trimestre de 2021, en el marco del plan de eficiencia y transformación del banco. El proceso de adhesión se iniciará el 10 de diciembre y el banco espera tenerlo cerrado en diciembre, para que todas las salidas se lleven a cabo durante el primer trimestre de 2021.

Respaldo. El acuerdo ha contado con el respaldo del 78,37% de la plantilla, e implica jubilaciones, prejubilaciones y salidas voluntarias. Sabadell espera tener un alto nivel de adhesión entre los empleados de más de 56 años, a los que ofrece prejubilaciones con el 75% del salario anual hasta los 63 años, con un máximo de 280.000 euros para los nacidos entre 1958-1961 y de 300.000 euros para los nacidos entre 1962-1964.

Jubilación. A quienes se jubilen anticipadamente a partir de los 63 años les ofrece el 10% (para nacidos antes de 1956) o el 20% (para nacidos entre 1956 y 1957) del salario anual. Ante la incertidumbre del marco laboral, el banco se compromete a cubrir un año del pago a Seguridad Social en caso de que se retrase la primera edad de jubilación anticipada, ahora en los 63 años. Los salientes conservarán sus condiciones financieras de empleado.

Leave a Reply