Las noticias

Los barones del PSOE urgen a culminar el relevo en Andalucía

La presión para que Susana Díaz deje la secretaría general del PSOE de Andalucía ya, sin esperar al congreso regional de finales de año, se multiplica cada vez desde más frentes. Y al máximo nivel, sin que Ferraz haya movido ficha. La conclusión, en público o en privado, de diferentes barones territoriales del partido es que la contundencia de su derrota en las primarias para elegir al candidato socialista a la presidencia de la Junta, por 17 puntos de diferencia, frente a Juan Espadas, no le deja otra opción que renunciar como responsable de la principal federación socialista.

Guillermo Fernández Vara fue el primero en señalar este martes la salida a Díaz. “Si me preguntan en mi caso qué haría, pues probablemente me iría”, afirmó el presidente extremeño, el único de los líderes territoriales que pertenece a la dirección federal del PSOE. Partidario de Díaz en las primarias de 2017 en las que se impuso Pedro Sánchez, como en su momento hicieron la gran mayoría de barones, Fernández Vara remarcó en una entrevista en la cadena Cope que la dirigente andaluza “no debería alargar mucho en el tiempo” una decisión que a su juicio es ineludible. Fernández Vara, que además preside el Consejo Político Federal, el órgano en el que se dan cita los nueve presidentes autonómicos del PSOE y el resto de secretarios generales de las federaciones del partido, perdió la Junta de Extremadura en 2011 y la recuperó en los siguientes comicios.

“El tiempo te dice al final si acertaste o te equivocaste”, fue su reflexión final. Fuentes del PSOE extremeño diferencian el caso de Díaz y el de Fernández Vara, que fue desbancado por una alianza “contra natura” entre PP e IU. Los socialistas, con 30 escaños, contaban con el apoyo de los tres de IU, que optaron por hacer presidente a José Antonio Monago (32), que logró la única victoria del PP en la comunidad desde la restauración de la democracia.

“Resultado incontestable”

“El resultado es incontestable, la militancia apostó clarísimamente por Espadas”, recalcó María Chivite, presidenta de Navarra, a EL PAÍS. El alcalde de Sevilla se proclamó vencedor con un respaldo del 55%, mientras la expresidenta de la Junta se quedaba en el 38,4%. Chivite destacó que Díaz anunció el mismo domingo por la noche, tras conocer su derrota, que no se presentaría a la reelección como secretaria general. “Creo que debe hacer ese relevo más pronto que tarde, cuanto antes, y hacerlo de forma ordenada por el bien del partido. Entiendo que así lo hará porque ella siempre ha tenido por delante al PSOE y es leal al PSOE”, opinó frente a la intención de Díaz de continuar medio año más como secretaria general de los socialistas andaluces. “Tiene que interpretar los resultados y ser parte activa de esa transición que debe hacerse. Estoy segura de que lo hará bien”, confió la presidenta de la comunidad foral.

También se pronunció en ese sentido el valenciano Ximo Puig: “Cuando hay una elección que vincula al líder social, es evidente que afecta al liderazgo del partido. Y en este momento el liderazgo del PSOE en Andalucía es Espadas y deben desarrollarse los acontecimientos en esa dirección”, dijo. “Cambio y unidad, desde el respeto a los compañeros. No debemos caer en la confrontación”, concluyó el presidente de la Comunidad Valenciana, que estuvo con Díaz en el proceso de 2017.

“La democracia habló el domingo, ha apuntado renovación y unidad y ese es el camino que tenemos que continuar”, apuntó Concha Andreu, presidenta de La Rioja. “No soy yo quien debe decir a otros compañeros y compañeras cómo y cuándo dar los pasos u organizar sus procesos internos. Hay que ser muy respetuosos con las decisiones y con los tiempos que decidan marcar en función de sus propias necesidades. Lo importante es seguir fortaleciendo el proyecto socialista y el partido para ganar las elecciones y confío en que mis compañeros darán los pasos centrados en este objetivo”, respondió a la pregunta directa de si Díaz debe abandonar la secretaría general del PSOE-A.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no habló pero desde su entorno subrayan que “el único objetivo después de unas primarias es tener el mayor grado de cohesión posible”. “Es algo que corresponde a Espadas y Díaz, son dos personas muy capaces y estamos convencidos de que trabajarán en esa unión del partido”.

Otro dirigente que sí se ha pronunciado en público es el presidente de Asturias, Adrián Barbón. “La participación ha sido altísima, lo que demuestra la fuerza de un partido vivo. Ahora, a aunar esfuerzos para que Espadas sea el próximo presidente de Andalucía”, subrayó tras conocer el resultado de las primarias, deslizando entre líneas que debe completarse la renovación al frente del socialismo andaluz.

Leave a Reply