Las noticias

Los aviones fantasma de Díaz Ayuso

Llegada a Zaragoza del avión con material sanitario chino de la Comunidad Valenciana. GVA 24/03/2020Llegada a Zaragoza del avión con material sanitario chino de la Comunidad Valenciana. GVA 24/03/2020/ Europa Press

Madrid aún espera la llegada del avión cargado de material sanitario que debía haber aterrizado el martes desde China, según anunció Isabel Díaz Ayuso el domingo. Pasados cinco días desde esa afirmación, que vino acompañada de la aprobación de un gasto de 23,3 millones para la importación, nada se sabe de ese cargamento, ni de la promesa de un segundo avión con más mascarillas, guantes, tests o respiradores con los que combatir el coronavirus. ¿Se llegó a pagar algo? ¿Qué, a quién y cuánto? ¿Por qué no ha llegado? Mientras la Comunidad Valenciana celebraba el martes el aterrizaje del primero de varios aviones con 23 toneladas del mismo material que necesita Madrid, el Gobierno regional respondía a esas cuestiones con el silencio.

“Está todo en marcha, hecho el pedido y habilitado el gasto”, aseguró un portavoz del Ejecutivo. “La situación de la producción en China y la saturación de pedidos que están recibiendo estará complicando un poco la situación”, siguió. “Aun así esperamos que pronto puedan estar aquí”.

El empresario Chen Shengli, presidente de los empresarios chinos en España y dueño del grupo Europichen, dice que está intermediando entre los proveedores chinos y la Comunidad, entre otros gobiernos autonómicos. Asegura que el avión enviado por Díaz Ayuso salió hace días para China, pero no pudo volver con la mercancía porque Madrid se encontró con que los precios se habían disparado de un día para otro. Tampoco había stock porque hay tantos pedidos que ha tenido que ponerse en cola. Chen dice que un miembro de su equipo está coordinando la operación, que involucra a varios productores en distintos puntos de China. Cree que la semana que viene los materiales estarán en Madrid.

“Están todos como locos buscando material. Nosotros estamos ayudando para que vaya más rápido”, resume este empresario. La Comunidad no contestó ayer a EL PAIS cuando pidió que confirmara que Chen era su intermediario.

“Cada mañana tiene que haber alguien que empieza desde cero y tiene que llevar el dinero encima”, dijo Díaz Ayuso sobre las dificultades de comprar en China.

“Es un mercado persa”, añadió Enrique Ruiz-Escudero, consejero de Sanidad.

A los empresarios que compran a China les parecen ofensivas esas descripciones. “Parece que habla de la feria de ganado de Medina del Campo, y no es así. Ni es tan difícil ni es tan complicado. Y mucho menos para un organismo oficial”, dice Eduardo Ruiz Monroy.

“No es un mercado salvaje”, protesta Qian Chiang, presidente de la Asociación de la Nueva Ruta de la Seda.

De hecho, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, el Grupo Oesía e Iberia anunciaron ayer la creación de un corredor aéreo con China que agilizará la llegada de vuelos a partir del 30 de marzo.

Un solo nombre explica que la Comunidad Valenciana consiguiera en una semana lo que Madrid no ha logrado en diez días: Keping Chen Wu.

“Le conocía de Ontinyent, y le llamé para que ayudara si podía”, cuenta Rebeca Torro, Secretaria Autonómica de Economía de la Generalitat Valenciana. “Hemos tenido suerte, porque conoce a fabricantes, y sabe adónde ir, y qué hacer”, sigue. “Ahora mismo hay que unir la búsqueda del material y la del vuelo. Es alinear los astros”, añade. “Antes, cada kilo que metías en el avión valía 3 euros. Ahora son 12, porque se han suspendido el 60% de los vuelos y hay que ir arrapando espacios en viajes compartidos”, describe. “Y además, compra el producto, que se ha disparado. Los respiradores costaban de 5.000 a 40.000 euros. Ahora se han duplicado”.

El avión de la Comunidad Valenciana aterrizó en Zaragoza, cargado con 3.800.000 mascarillas, cerca de 5.000 monos y 200.000 guantes, para aprovechar la red de distribución de Inditex. La compañía de Amancio Ortega trajo por mar, y en 48 horas, un millón de mascarillas, 150.000 pantallas protectoras para la cara y casi 5.000 trajes. Así, trabajadores de Inditex aseguran que sus proveedores habituales están mostrando un enorme interés y disposición para enviar material.

Sin embargo, las dificultades no son exclusivas de Madrid. El Gobierno central acaba de cerrar un pedido de más de 400 millones que tardará semanas en llegar al completo, y ha tenido que devolver miles de tests defectuosos. Y otras regiones han explorado China sin éxito en un momento de competición mundial a la desesperada.

La Comunidad, a la que le han ofrecido material otras regiones (Galicia, Extremadura, Andalucía y Murcia), acusa al Gobierno central de haber cometido un error al centralizar las compras con el estado de alarma. El Ministerio de Sanidad dice que ya tiene libertad para comprar y lista las regiones que le han pedido ayuda para hacerlo en China: Cataluña, País Vasco y Comunidad Valenciana.

“La Comunidad no es que haya pedido ayuda ahora para el tema de China, es que lleva semanas pidiendo ayuda al Gobierno”, afirmó un colaborador de la presidenta.

Mientras, Madrid registró ayer 19.243 contagiados y 2.412 muertos.

Leave a Reply