Las noticias

Los albaceas de Rita Barberá, un lustro después

Echo cuentas con un amigo del tiempo que llevamos sin vernos, que no sin hablarnos. Intercambiamos impresiones, vía telefónica, de forma cotidiana. Nos contamos el ir y venir de nuestras vidas sin apreciar el rastro de la huella que el tiempo va imprimiendo a nuestros rostros. Por suerte para mí, él se maneja con un teléfono móvil tan fuera de catálogo que no admite la aplicación WhatsApp; o eso dice él. Esa circunstancia facilita que el tono de nuestras voces nos siga siendo reconocible.

Seguir leyendo

Leave a Reply