Las noticias

Leonor y Sofía de Borbón leen ‘El Quijote’ y homenajean a los sanitarios

La princesa de Asturias, Leonor de Borbón, y la infanta Sofía por deseo de sus padres, los Reyes, han tenido un papel protagonista este jueves participando en dos actos. Primero se han sumado a la lectura de El Quijote que, un año más, ha sido uno de los actos principales sobre el que ha girado el Día del Libro; y, luego, dirigiéndose a los más jóvenes en tiempos de coronavirus, en una intervención prevista para las 20.00 horas. Para ello participaron con dos vídeos grabados en el palacio de La Zarzuela, donde pasan el periodo de aislamiento. Para Sofía de Borbón esta cita ha sido, además, la de su debú, que llega seis días antes de que cumpla 13 años. Hasta ahora no se le había escuchado en una cita protocolaria ya que se había limitado a acompañar a sus padres y a apoyar a su hermana, quien ya ha ejercido como heredera y ha pronunciado su primer discurso en los premios que llevan su nombre.

Los Reyes de España miden con cautela las apariciones oficiales de sus hijas. Don Felipe ha explicado en alguna ocasión su deseo de que vivan de la manera más normal posible su adolescencia porque ya tendrán tiempo de ser más protagonistas. Pero en estos tiempos convulsos, don Felipe y doña Letizia han considerado que Leonor y Sofía debían dar visibilidad y acercarse a los más jóvenes. En su momento, los Reyes decidieron que la primera vez que se escuchara en público a la princesa de Asturias fuera leyendo la Constitución, y han decidido ahora que la primera vez de la infanta Sofía fuera leyendo el texto de Miguel de Cervantes, “un homenaje a la cultura, al libro, al fomento de la lectura y a la figura del escritor”, según informan desde el palacio de La Zaruela. Una lectura que este año ha estado dedicada a todos los profesionales que afrontan en primera línea la crisis sanitaria provocada por la covid-19.

El primer capítulo lo empezó a leer el Premio Cervantes Joan Margarit, el segundo capítulo lo inició el doctor Juan Jorge González Armengol, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Emergencias y jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid. A esta lectura conjunta y solidaria se sumaron también colectivos e instituciones de decenas de países.

En su turno, la princesa Leonor leyó: “ … Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada, o Quesada, que en esto no hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben; aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llama Quijana. Pero esto importa poco a nuestro cuento: basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad”.

Luego llegó el momento de la infanta Sofía: “Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso, que eran los más del año, se daba a leer libros de caballerías, con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos…”

Desde hace tiempo los Reyes mantienen informadas a sus hijas de cuestiones de actualidad. Cuentan portavoces de La Zarzuela que es habitual que les cuenten a sus hijas en qué consiste el trabajo que desarrollan y que les expliquen las noticias del día. Leonor y Sofía supieron muy pronto de la existencia del coronavirus no solo por la prensa sino porque en su colegio, Nuestra Señora de los Rosales, se detectó algún caso. Como otros estudiantes, ambas siguen sus estudios desde casa en tiempos de confinamiento.

Como tuvo su hermana en su día, Sofía ha contado para preparar su presentación oficial con el asesoramiento de su madre que, periodista antes que Reina, le enseñó a manejar el ritmo y el tono de su intervención. La Infanta es una adolescente más nerviosa que Leonor, también más deportista e inquieta en general. Doña Letizia ha dicho de ella: “Es más mimosa, como yo”.

Desde niñas se han visto escenas en las que la hermana mayor ejercía de controladora de la menor. Ambas se adoran. Sus padres se han ocupado de que en esta primera fase de su vida no haya diferencias entre ellas, salvo las que estrictamente marca el protocolo. Y si en el pasado ha habido alguna situación difícil de entender para la menor, su familia lo ha resuelto. Ocurrió, por ejemplo, cuando la Casa del Rey decidió escenificar en una foto la continuidad en la Corona. Posó don Juan Carlos, don Felipe y Leonor. Ella preguntó por qué no estaba en la foto y, finalmente, se decidió hacer una al margen de la oficial que se quedó en la intimidad familiar.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply