Deportes

Leclerc, de la ‘pole’ al muro en Mónaco

Ferrari se ha soltado este fin de semana en Mónaco, donde Charles Leclerc, el ídolo local, le brindó a la ‘Scuderia’ su primera pole position del Mundial de Fórmula 1 desde la que él mismo se adjudicó en México, hace dos años. Una de las innumerables trampas que esconde este trazado impidió, sin embargo, que el corredor monegasco celebrara su machada como la ocasión se merecía, dado que el monegasco terminó estampándose contra el muro en su segundo intento de vuelta rápida, circunstancia que llevó a los comisarios a sacar la bandera roja y a dar por terminada la cronometrada. Una faena para el resto de pilotos que pudieron meterse en la eliminatoria definitiva (Q3), y especialmente para Carlos Sainz. El madrileño, muy afilado desde el jueves, y que finalmente saldrá el cuarto, su mejor posición de salida en el circuito más universal del mundo de las carreras. “Tengo mucha rabia, estoy muy cabreado. Tenía ritmo de sobra para lograr la primera pole de mi carrera y no pude”, dijo el español. Al lado de Leclerc formará Max Verstappen, mientras que Lewis Hamilton, completamente fuera de foco, lo hará el séptimo, su peor actuación un sábado en este escenario desde 2017. Fernando Alonso, por su parte, no pudo pasar de la primera criba y partirá el 17º.

MÁS INFORMACIÓN

En Mónaco, el ocupante de la ‘pole’ lo tiene todo a su favor para cruzar la meta el primero. No obstante, habrá que esperar a que los técnicos de Ferrari chequeen el estado del bólido de Leclerc, después del castañazo que le dio en la última variante de la pista. En caso de que la caja de cambios del Ferrari quedara dañada tras el zurriagazo y se vea obligado a sustituirla, recibirá una penalización de cinco posiciones en la parrilla de este domingo.

Si la principal debilidad de Ferrari, especialmente del monoplaza de la temporada pasada, era su falta de potencia y su nivel de resistencia al avance, ese déficit se medio corrigió en el modelo de este curso. Las calles de Mónaco hicieron el resto. La velocidad máxima que los coches alcanzan por los toboganes que culebrean por el Principado ronda los 285 kilómetros por hora, y esa es una cifra a la que la mayoría de prototipos llegan sin problemas. Como quedó probado en los ensayos de pretemporada, la tropa de Maranello ha sabido cómo revitalizar el SF21, y eso quedó claro este sábado en Montecarlo.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Reply