Lo último

Le Naturel 2018: garnacha navarra con raíces en las alturas (y por siete euros)

El naturalista reposa la vista en su entorno. Sabe cuáles son los elementos fundamentales de una tierra con viñedos como la del valle navarro de Yerri: muy al norte y en altura, la cercanía del embalse de Alloz proporciona humedad; el viento del noroeste, influencia atlántica y un fungicida natural. La tierra, de arcilla y cal, es buena para la garnacha. Y las sierras y el parque de Urbasa-Andía protegen y sosiegan. Siempre fue buen sitio para la uva, y el naturalista que decidió cómo tratar la tierra y el vino que pudiera nacer de ella acertó. Son muchas hectáreas y en altiplano, tratadas sin química, en ecológico. La bodega, grande, vive con los pies hundidos en el suelo: energía telúrica y duradera. De ella nace una fruta que sabe a olivas negras y a barro fresco, a cantos rodados y a lluvia de otoño. Le Naturel 2018 es tan opulento como enjuto: una garnacha que habla de raíces desde las alturas. Oscuridad y nobleza, pergamino y tinta fresca, endrinas y frambuesas. Recogimiento.

Ficha técnica

Aroa Bodegas, Le Naturel 2018. –DO Navarra, 14%. En el valle de Yerri, a los pies de las sierras y montes de Urbasa-Andía, los viñedos de garnacha (hay algo de tempranillo y merlot también) sobre suelo arcillocalcáreo son tratados en ecológico. La uva, despalillada, pasa por una corta maceración, un prensado suave y fermenta sin intervención mecánica. Reposa unos meses en depósitos de acero de 12.000 litros. No se clarifica, mínimo filtrado y sin sulfitos añadidos. Precio: 7 euros.

Sensaciones – El bosque, la vegetación, el otoño. Humus en la copa. Los primeros fríos. Madroños y sol tardío. Bienestar.

A través del cristal – Sobre una tabla de mármol ovalada, posavasos, también de mármol, y servilleta de algodón. Todo de Habitat. Copa para burdeos de Spiegelau.

Leave a Reply