Las noticias

Las rutinas de Naomi Campbell: rezo matutino, ducha obligada antes de salir y una comida al día

Como tantos otros famosos alrededor del mundo, Naomi Campbell está realizando estos días de confinamiento conexiones en directo con sus seguidores a través de sus redes sociales. En concreto, el lunes la modelo británica charló con la agente de modelos Camilla Lowther a través de una videoconferencia pública en Instagram. Juntas hablaron acerca de sus rutinas y de cómo vivían el día a día en esta pandemia.

Entre sus confesiones, Campbell dejó algunas cuanto menos sorprendentes. “No puedo salir de casa sin ducharme. Hay muchas cosas sin las que no puedo salir de casa, no puedo”, explicaba la modelo. “Y el perfume también es muy importante”. Además, también contó que en cuanto se levanta, lo primero que hace es orar: “Es automático. Me despierto. Toco el suelo. Rezo”.

Una revelación que se une a la que hizo hace recientemente al diario The Sun, donde explicaba que solo tomaba una comida al día. “Me como la cena para almorzar. El almuerzo es la cena, porque la verdad es que solo como una vez al día”, explicaba. “El domingo es mi día de capricho, así que hago postres, tartas y pudin”. A diario, la top británica no toma lácteos ni productos con gluten.

Además, también ha explicado que en los días previos a los desfiles solía ayunar. “Como cuando me apetece y no me mato de hambre. Si me apetece un día de no comer, lo hago, y tomo solo agua o zumos. Depende de cómo me sienta, algunos días solo quiero tomar zumo. No lo planeo, a veces es un día, a veces dos a la semana. Cuando me apetece”.

Campbell no es fan de los grandes centros deportivos y por eso realiza ejercicio en casa a diario. “Los gimnasios me ponen nerviosa”, le contaban al Sun. Además, también explicaba que pasa media hora al día en la bañera, donde se baña con sales de Epsom, unas sales de baño muy populares en Gran Bretaña, además de con vinagre. “Me siento durante media hora y luego me hago una limpieza facial, me pongo ahí con mi toalla de cara y unas patatas con vinagre y sal”.

Estas curiosas confesiones de la modelo no son las primeras que realiza. Su obsesión por la limpieza y la higiene la dejó clara el pasado mes de julio en su canal de YouTube, en el que mostró su protocolo a la hora de viajar. “Cuando subo a un avión, llevo este kit de hidratación, con mascarillas faciales”, explica subida en un avión y sacando una gran bolsa de plástico llena de pequeños botes. “Ahora estoy buscando los guantes, que es la mejor parte. Normalmente los encuentro antes porque los llevo separados”, relata, para después sacar un paquete de toallitas húmedas y ponerse a limpiar: “A limpiar todo lo que toques, todo lo que puedas llegar a tocar. Todos los sitios donde pongas las manos”. Y eso hace con el mando y la pantalla del televisor del avión, los cojines, los reposabrazos, la parte de abajo del asiento y el portaequipajes. “Esto es lo que hago cada vez que me monto en un avión. No me importa lo que la gente piense de mí; es mi salud y me hace sentir mejor”.

Por tanto, es lógico que la modelo intente protegerse en plena pandemia de coronavirus. A mediados del pasado marzo mostró cómo era su vestimenta para protegerse de la covid-19: un mono de plástico desechable blanco con capucha, acompañado de guantes y mascarilla. “La seguridad es lo primero”, decía.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply