Las noticias

Las reuniones sociales se permitirán entre un máximo de diez personas en la fase 1

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Después de casi 50 días de confinamiento, el Gobierno dio ayer nuevos detalles sobre cómo será el reencuentro con familiares o amigos. Cuando se alcance la fase 1 del plan de desescalada se permitirán las reuniones entre un máximo de diez personas y guardando las distancias, tanto en el hogar como en terrazas de hostelería o al aire libre. A la espera de que este domingo se publiquen en el Boletín Oficial del Estado cinco órdenes que regulan cómo serán los pormenores del inicio de la vuelta a la normalidad, la vida social empezará a recuperarse tímidamente a partir del próximo lunes día 4 en el caso de cuatro islas (Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa) y del día 11 en el resto.

La isla balear y las islas canarias pasan directamente a la fase 1 del plan de desescalada el día 4. El 11 se les sumarán los territorios con buena evolución de la epidemia: baja incidencia de casos y capacidad suficiente para poder diagnosticar y aislar rápidamente a los nuevos casos de contagio que se produzcan. Con la fase 1 llega la posibilidad de reencontrarse con familia o amigos, pero sin que estén presentes personas vulnerables, con síntomas de padecer coronavirus o los que estén en cuarentena por haber estado en contacto con un enfermo.

Estos encuentros podrán producirse en un bar o un restaurante. El Gobierno ha rectificado su intención inicial de permitir un aforo del 30% de las terrazas que abran en la fase 1. Finalmente, y después de las protestas del sector de la hostelería, que aseguraba que con esas condiciones no podrían abrir, será del 50%. Las mesas tienen que estar colocadas de forma que haya suficiente distancia entre los clientes. Los mercados al aire libre tendrán un aforo de un 25%. Las celebraciones religiosas se podrán realizar con un máximo del 30% de ocupación.

Las comunidades deberán solicitar con una semana de antelación el cambio de una fase a otra de cada territorio, que en principio serán las provincias. Cada fase durará un mínimo de 14 días, que es el periodo de incubación máximo del virus. Para determinar si una zona puede pasar a la siguiente fase el Gobierno evaluará la situación con la comunidad autónoma a la que pertenece.

Protección Civil repartirá, como ya hizo el 13 de abril tras el fin de la restricción a las actividades económicas no esenciales, seis millones de mascarillas en los principales nodos de transporte público. Además, entregará otros siete a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y 1,5 millones a la Cruz Roja, Cáritas y Cermi (500.000 a cada una), para que estas las repartan entre los colectivos a los que representan o atienden. Entonces había desabastecimiento en las farmacias y el Gobierno consideró su uso recomendable ante la dificultad de mantener la distancia de seguridad en metros o autobuses. Ahora que algunas cadenas de supermercados han empezado a vender mascarillas higiénicas y que las quirúrgicas tienen el precio regulado en farmacias, serán obligatorias.

Sánchez dio algún detalle sobre cómo van a abrir algunos negocios a partir del 4 de mayo en toda España. Podrán abrir locales de menos de 400 metros cuadrados con cita previa para la atención individual de los clientes, de forma que cada trabajador pueda atender a un único usuario. Los negocios deberán tener también un horario preferente para los mayores de 65 años, que debería coincidir con las franjas horarias en las que pueden salir a pasear, es decir, entre las 10.00 y las 12.00 y de las 19.00 a las 20.00.

Higienizar los probadores

Tal como ya se anunció hace unos días, restaurantes y cafeterías podrán abrir para que los ciudadanos recojan los pedidos en el propio local. Antes tendrán que haberlos encargado por teléfono, correo electrónico o a través de alguna aplicación. Los locales comerciales que abran al público para la recogida de pedidos o para atender con cita previa deberán contar con mostrador, mampara o, cuando esto no sea posible, garantizar el máximo de protección.

Los comercios que abran deberán ser higienizados dos veces al día, una al acabar la jornada. Si el personal lleva uniforme, tendrá que lavarse a diario y los clientes no podrán usar los aseos, salvo necesidad. Las tiendas que tengan probador tendrán que higienizarlos tras cada uso por parte de un cliente. Los trabajadores no podrán incorporarse si presentan síntomas o están en cuarentena por el contacto con algún enfermo. Las compras tendrán que hacerse dentro del municipio de residencia, salvo en las localidades pequeñas donde no se encuentre el producto necesario.

El Gobierno no descarta que en la fase 1 se incremente el uso del coche, por lo que las órdenes incluirán unas reglas mínimas de seguridad. En vehículos de hasta nueve plazas se podrán ocupar todas, siempre que todos los viajeros residan en el mismo domicilio. Si no es así, solo podrán usar dos asientos por fila y estarán obligados a llevar mascarilla. En cuanto al transporte público, se recomienda respetar la máxima distancia entre viajeros y siempre dejar vacía la fila posterior al asiento del conductor.

Sánchez aseguró este sábado que la sanidad pública está haciendo “un esfuerzo extraordinario” para hacer más pruebas diagnósticas y afirmó que hasta ahora España ha realizado 1,9 millones de test, sumando tanto los PCR, más fiables y laboriosos y que detectan infecciones activas, como las pruebas serológicas de anticuerpos, o test rápidos, que determinan que una persona ha estado en contacto con el virus. Según sus datos, en la última semana se han hecho 290.000 PCR y 271.000 test rápidos. “Somos el quinto país del mundo en test realizados”, aseguró.

“Hasta que encontremos la vacuna vamos a ser testigos de rebrotes”, reconoció Sánchez a preguntas de los periodistas sobre el posible efecto en la epidemia de las medidas de alivio del confinamiento. El objetivo, añadió, es que no sean tan intensos como para poner en tensión al sistema nacional de salud y aseguró que “no hay que bajar la guardia”. “Pero hay que ser conscientes de que rebrotes va a haber”, reiteró.

El presidente se refirió también a la discusión sobre la división territorial que marcará qué zonas podrán ir avanzando y pasando a nuevas fases del plan de desescalada. Varias comunidades autónomas han planteado que la división administrativa por provincias no es operativa. Sánchez afirmó que los expertos recomiendan las provincias, entre otros motivos porque la ciudadanía no conoce los límites de las áreas sanitarias. Fuentes del Gobierno precisaron que estas unidades territoriales serán provincias o islas y solo en algún caso concreto y motivado podrá ser otra división que cumpla los requisitos exigidos, entre los que está la estanqueidad en cuanto a la movilidad.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply