Las noticias

Las regatas del verano de Palma a las que asiste el Rey, en peligro de desaparición

La Copa del Rey de Vela cumplirá este verano su edición número 39 en aguas de la bahía de Palma, después de un año de pausa provocada por la pandemia de coronavirus. Una edición que será la penúltima si no se soluciona el conflicto por la renovación de la concesión que mantienen desde hace semanas Puertos del Estado y la propiedad del Real Club Náutico. La pugna podría terminar de un plumazo con una institución social y deportiva de arraigo histórico en la capital balear, que acoge cada año la competición de vela más importante del Mediterráneo. Un evento deportivo que además genera un enorme impacto económico, publicitario y social por el destacado número de deportistas y caras conocidas que congrega verano tras verano en la isla.

La llegada del rey Felipe VI al Club Náutico de Palma para visitar a las tripulaciones que compiten en la regata da el pistoletazo de salida a las vacaciones de la familia real en Mallorca cada año. Sus miembros están estrechamente ligados al club, ya que desde 1984, cuando la participación arrancó con Juan Carlos I, compiten en distintas clases. En el campo de regatas se han llegado a congregar desde la infanta Cristina al rey emérito a bordo del Bribón o la infanta Elena, supervisados y animados por el resto de los miembros que suelen contemplar la competición desde la lancha Somni. El rey Felipe VI comenzó a participar en la Copa del Rey cuando apenas tenía 16 años y compitió por última vez en 2019 a bordo del Aifos 500. Es habitual que acuda al náutico acompañado de la reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, para disfrutar del ambiente distendido de las regatas.

Pierre Casiraghi navegando en la Copa Del Rey de vela celebrada en Mallorca en agosto de 2017.
Pierre Casiraghi navegando en la Copa Del Rey de vela celebrada en Mallorca en agosto de 2017.Carlos Álvarez / GETTY

Unas imágenes que podrían quedar para el recuerdo si no se resuelve el conflicto jurídico que parte de las discrepancias sobre la naturaleza del título de concesión que ostenta el club, cuyo contrato de explotación vence en diciembre de 2022. A principios del mes de marzo la Autoridad Portuaria de Baleares comunicó a la dirección del náutico que no pensaba renovar esta concesión al considerar que el título original era un contrato de gestión de servicios públicos y no una concesión, una decisión que se sustentaba en un informe de la Abogacía del Estado. El club ha contraatacado reclamando un informe al Consejo de Estado sobre esta controversia al considerar que la Autoridad Portuaria siempre ha dado trato de concesión al náutico durante toda su historia. Un conflicto que con toda probabilidad se resolverá en los tribunales.

La Copa del Rey de vela es el evento deportivo que mayor impacto económico tiene en las islas, cifrado en más de 17 millones de euros, según un estudio realizado por el departamento de Economía de la Empresa de la Universidad de las Islas Baleares. Al gasto de los más de 1.800 participantes procedentes de una treintena de países se suma el enorme impacto de los eventos sociales que se organizan en torno a la regata. El Club Náutico ha sido escenario de cenas y fiestas a las que han acudido infinidad de rostros conocidos, desde Antonio Banderas y Melanie Griffith en la regata del 2000 a la actriz Elsa Pataky o el modelo Andrés Velencoso hace cinco años. Los miembros de otras casas reales también han sido asiduos participantes en la competición, como el caso de Pierre Casiraghi, que se estrenó en la regata de 2016, o de Harald de Noruega, que regateó por última vez en 2019.

Leave a Reply