Las noticias

Las playas infinitas de la secuela de ‘Mamma Mia!’ no eran reales, eran un croma

La película Mamma Mia: Una y Otra Vez es una secuela que, al igual que la original, desarrolla su historia en una isla ficticia de Grecia llamada Kalokairi. Además de la música de ABBA, los paisajes paradisíacos de la zona tienen un papel muy destacado en la trama. Muchos usuarios se han mostrado ahora muy sorprendidos al descubrir algo que en su momento ya desveló el making of de la cinta: algunas de estas ubicaciones fueron en realidad grabadas por medio de un croma, es decir, se rodaron en plató y en postproducción se añadieron las imágenes.

La tuitera @pinesteves compartió en su perfil estos efectos con la frase “Incluso las películas de Marvel están temblando”. El tuit se ha popularizado rápidamente y el vídeo acumula más de 7 millones de visualizaciones en menos de un día. El vídeo fue creado por la cuenta de Instagram @digiartpiles, con las imágenes que la productora de efectos especiales Union VFX subió a su canal de YouTube compartiendo el trabajo que hizo en la película.

En el vídeo se muestran diferentes escenas del film donde se puede apreciar el efecto: lo que en la ficción se ve como playas infinitas, en el rodaje era una simple tela verde a la que de manera digital se incorporan los escenarios. Aunque esto haya descuadrado a mucha gente, lo cierto es que solo una parte de la cinta fue grabada de esta manera. Otra parte sí que fue filmada en abierto, aunque no en Grecia. Pese a que este sea el país donde está ambientada la trama, el director Ol Parker eligió para el rodaje la Isla de Vis, situada en Croacia.

Esta secuela estrenada en 2018 (diez años después de la primera parte) se ambienta en el pasado para contar cómo Donna, la protagonista de Mamma Mía! interpretada en la original por Meryl Streep y en su juventud por Lily James, llegó a Grecia y conoció a los tres hombres candidatos a ser padre de su hija Sophie, papel interpretado por Amanda Seyfried. A la isla croata de Vis (donde solo viven 3.600 personas) se trasladó gran parte del equipo, salvo Cher, quien interpretaba el papel de madre de Sophie.

Por este motivo, todas las escenas en las que aparecía la cantante se grabaron en interior. Y no solo esas, también otras en las que la iluminación y el sonido requerían que se grabasen en plató. Estas partes de la película se grabaron en los Estudios Shepperton, situados en el Reino Unido. Aunque la actuación de Cher en la canción final, Fernando, fuera grabada en interior, otros momentos musicales de la película sí aprovecharon los paisajes de las islas croatas. Es el caso, por ejemplo, del tema ¿Por qué tenía que ser yo?, interpretado por una joven Donna y su pretendiente Bill en un barco con el Mar Adriático de fondo.

Esta fórmula ahora descubierta por muchos usuarios de Twitter ya fue empleada para la película original Mamma Mia! La entonces directora, Phyllida Lloyd, eligió como ubicación para algunas escenas del rodaje las islas griegas de Skópelos y Skiathos. Sin embargo, la gran mayoría de momentos de esta película estrenada en 2008 fueron también grabados en interior. Más concretamente, en los estudios Pinawood situados en el Reino Unido.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Leave a Reply