Internacional

Las iniciativas progresistas de la senadora Harris chocan con el plan económico de Biden

La senadora por California Kamala Harris.
La senadora por California Kamala Harris.Carlo Allegri / Reuters

La senadora por California y ahora candidata a la vicepresidencia por el Partido Demócrata Kamala Harris ha presentado en los últimos meses una serie de proyectos de ley para ayudar a los afectados por la pandemia del coronavirus, que la han posicionado en el bloque más progresista de los legisladores de su partido. Entre otras, ha propuesto medidas contra desahucios y ayudas extraordinarias por la crisis sanitaria, lo que la ha situado a la izquierda de Joe Biden y en parte choca con el plan económico del candidato a presidente.

Harris ha propuesto una normativa para que decenas de millones de estadounidenses reciban una ayuda extra de 2.000 dólares mensuales (unos 1.700 euros) durante la crisis sanitaria si ingresan menos de 120.000 dólares anuales. También ha planteado prohibir los desalojos, las ejecuciones hipotecarias, los aumentos de alquiler y los cierres de servicios públicos durante la pandemia. Estas iniciativas se ubican varios pasos más a la izquierda que las lideradas por el candidato presidencial y su compañero de papeleta, Joe Biden.

El plan económico del exvicepresidente para responder a la pandemia sí plantea que los legisladores “podrían incluir pagos en efectivo a las familias trabajadoras” como parte de un paquete de ayuda más amplio, pero no especifica el montante. Los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron en mayo una iniciativa para lanzar una segunda ronda de ayudas de 1.200 dólares a los contribuyentes con ingresos inferiores a 75.000 dólares anuales, incluidos los inmigrantes sin papeles, quienes al principio no fueron considerados. Todavía no hay consenso en el Capitolio.

En cuanto a los desalojos, Biden propone una “asociación federal”, es decir, entre el Gobierno, los Estados y las ciudades para reducir el precio del alquiler y lograr “que nadie enfrente desalojos”, pero no plantea una prohibición como Harris.

Jared Bernstein, el principal asesor económico de Biden durante su vicepresidencia, minimizó en The Washington Post las divergencias ideológicas entre el dúo de candidatos. “Vi la propuesta como una forma agresiva y potencialmente poderosa de alivio temporal para conseguir dinero real para los bolsillos de la gente”, dijo Bernstein.

Apenas se dio a conocer la noticia de que Harris era la elegida por Biden, la campaña de Donald Trump publicó un vídeo que acusaba a la senadora de querer imponer las ideas de “la izquierda radical” en Estados Unidos. También se le achaca su apoyo a la “medicina socializada” del excandidato presidencial Bernie Sanders, en referencia a la propuesta de un sistema de salud universal. Harris, quien en las últimas propuestas ha tenido la colaboración de Sanders, sostuvo al principio de las primarias demócratas que apoyaba la propuesta del veterano socialista, pero luego aclaró que no estaba a favor de eliminar los seguros médicos privados. En este último punto coincide con su socio político de la papeleta de noviembre.

Cuando Harris abandonó la carrera por la candidatura presidencial el pasado diciembre, por problemas de fondos y los bajos apoyos en las encuestas, se enfocó en su trabajo en el Senado. Este año, además de las iniciativas contra la pandemia, su principal bandera ha sido contra el racismo y la brutalidad policial, sumándose a las manifestaciones tras la muerte del afroamericano George Floyd en mayo. Su elección como candidata a vicepresidenta le hace un guiño al clamor de la calle, que en algunas ciudades continúa. Defiende reformar la policía y convertir el linchamiento en un delito federal. Su posición cercana a la policía cuando era fiscal no gusta en el ala más progresista del partido.

La elección de Kamala Harris para acompañar a Joe Biden en la carrera por conquistar la Casa Blanca suscitó numerosas reacciones, desde el aplauso del expresidente Barack Obama a los primeros ataques contra la candidata del actual mandatario, Donald Trump. Entre los políticos que felicitaron a la aspirante está la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, que se declaró “emocionada de dar la bienvenida a Kamala Harris a una histórica candidatura demócrata”, según recogió la agencia France Presse. “Ella ya ha demostrado ser una funcionaria y una líder increíble. Y sé que será una socia fuerte para Joe Biden”, tuiteó Clinton, que perdió las elecciones en 2016 ante Trump. Su esposo, el expresidente Bill Clinton, se sumó a las alabanzas y saludó la que consideró una “gran elección”. Numerosas estrellas de Hollywood —un ambiente mayoritariamente progresista— y del mundo del espectáculo en EE UU se volcaron también con Kamala Harris tras el anuncio de su elección.

Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos.

Leave a Reply