Las noticias

Las historias de la América negra se imponen en los premios Pulitzer a las artes

El anuncio de los premios Pulitzer llegó el lunes con algo de retraso respecto de la fecha originalmente prevista del 20 abril. El jurado había tenido dificultades para reunirse y deliberar, y la crisis de la covid-19 puso a muchos de los periodistas, involucrados en el torbellino informativo, al límite. Al conocerse los nombres de los ganadores de 2020 se vio que era la primera vez en cuatro años que entre los trabajos periodísticos galardonados no había ninguno que tratara sobre el presidente Trump. Ese fue uno de los primeros titulares en el que reparar, porque, al fin y al cabo, estos son los premios más importantes para la prensa en Estados Unidos.

Igualmente cierto es que desde que al magnate de los medios de finales del siglo XIX, el totalmente falto de escrúpulos Joseph Pulitzer, se le ocurrió incluir en su testamento las instrucciones y el dinero para que se creara una junta, vinculada a la Universidad de Columbia, que otorgara estos galardones con su nombre, las artes y la literatura siempre han estado ahí. Pulitzer dispuso que hubiera cuatro premios para la prensa y cuatro para las letras incluyendo el teatro, además de uno en educación, y aunque ha habido variaciones y añadidos, hoy hay categorías de poesía, historia, biografía, ficción y no ficción, teatro y música para obras que deben tratar temáticas estadounidenses y estar firmadas por autores de ese país. En 2020 se han impuesto, por abrumadora mayoría, en cinco de las siete categorías, creadores y obras que tratan la historia de los afroamericanos.

El novelista Colson Whitehead (Nueva York, 50 años) se ha alzado con su segundo Pulitzer por su última novela The Nickel Boys, una dura historia que se inspira en los brutales abusos ocurridos en un reformatorio en Florida en los años sesenta, que fueron denunciados hace menos de una década. Con su brillante libro de 2016 El ferrocarril subterráneo (Literatura Random House), Whitehead obtuvo su primer Pulitzer y el National Book Award. En esas páginas construyó una conmovedora historia, en la que realidad y ficción se entrelazaban, y partía de la ruta de la que está tomado el título, esa que miles de esclavos trataron de alcanzar en el siglo XVIII y XIX para escapar hasta Canadá y poder ser libres.

También el compositor Anthony Davis ha sido distinguido con un Pulitzer por su partitura de la ópera Central Park Five. La pieza adapta el caso real de los cinco menores afroamericanos y latinos que cumplieron largas condenas por el brutal ataque y violación a una chica blanca que no habían cometido, como se supo mucho años después. La ópera “transforma un ejemplo notorio de injusticia en algo empático y esperanzador”, según la nota del jurado. El poeta Jericho Brown en su libro The Tradition (La tradición), por el que ha sido premiado también, habla de la vulnerabilidad de los cuerpos y la violencia contra ellos; y el dramaturgo Michael R. Jackson en su musical A Strange Loop (un bucle extraño) escribe sobre un acomodador gay y negro que trata de escribir una obra de teatro inspirada en su propia vida. Por último, en historia ha sido premiado el libro de W. Caleb McDaniel sobre esclavitud y reparaciones, Sweet Taste of Liberty (Dulce gusto a libertad).

El año pasado en la categoría de biografía resultó ganador The New Negro (El nuevo negro) libro sobre Alain Locke, el padre del deslumbrante movimiento cultural conocido como el Renacimiento del Harlem, escrito por Jeff C. Stewart. Este año sin embargo el capítulo de biografías se ha alejado de la temática afroamericana y ha recaído en Benjamin Moser por su libro sobre la gran intelectual Susan Sontag. El autor, que firmó un gran libro sobre Clarice Lispector, ha recibido duras críticas por su obra sobre Sontag, pero el jurado del Pulitzer ha destacado que “captura la genialidad y humanidad de la escritora junto a sus adicciones, ambigüedades sexuales y entusiasmos volátiles”.

Los Pulitzer en 2020 también señalaron una mención especial y póstuma a Ida B. Wells, la reportera que indagó y denunció los linchamientos a población afroamericana. El espíritu de lucha y la denuncia de las injusticias raciales ha resurgido con fuerza en los años de la presidencia de Trump, entendida ésta como el triunfo y último estertor de un atroz racismo y supremacismo. ¿Atraviesa EE UU en la era post Obama un edad dorada de creadores afroamericanos? Como apuntaron muchas voces en 2016 cuando los escritores negros se impusieron en los National Book Awards, ese talento siempre estuvo ahí, es solo que ahora es visible. Y nunca hemos visto un titular que destaque que todos los ganadores de los Pulitzer durante décadas y décadas han sido blancos.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply