Las noticias

Las estrellas del pop cantan contra el coronavirus desde al salón de su casa

Imagen del evento One World: Together At HomeImagen del evento One World: Together At HomeMATT CAMPBELL / EFE

Si lo que se buscaba era un efecto analgésico en estos tiempos de zozobra y ansiedad. Si se trataba de que las estrellas de la música y el espectáculo cumplieran un papel de ídolos pedagógicos, que tocaran canciones desde el salón de sus mansiones mientras millones les mirábamos desde el salón de nuestras casas, se podría decir que ha sido misión cumplida. Ver a Charlie Watts en un cuadrado de la pantalla tocando You can’t always get what you want sobre unos cajones junto al sofá, mientras Mick Jagger canta, Keith Richards le hace los coros y Ronnie Wood marca el bajo mirando al suelo, cada uno en su cuadradito, tiene algo entre la nostalgia, la distopía y la prudencia. Al fin y al cabo, los Rolling Stones no dejan de ser cuatro señores mayores que encajan en la población de riesgo.

Durante siete horas, casi un centenar de músicos, actores, deportistas y caras famosas del entretenimiento se pasearon este sábado por One World: Together at Home, una iniciativa para recaudar fondos contra pandemia y agradecer el trabajo de los servicios médicos de todo el mundo. El evento, retransmitido por las tres grandes cadenas de televisión en EE UU y las principales plataformas de streaming, ha sido organizado por Global Citizen, una entidad benéfica relacionada con la música, y ha contado con la colaboración también de la Organización Mundial de la Salud y un puñado de grandes empresas como patrocinadores.

Por la dimensión gigante, la insólita reunión de estrellas y el fin social, el evento ha sido comparado con Live Aid. Aquel histórico concierto de 1985 para recaudar fondos contra la pobreza en África. Las dos citas contaron con una figura tutelar, un artista-promotor-patriarca-benefector. En Live Aid fue Bob Geldof y en esta ocasión la matriarca ha sido Lady Gaga. Hasta las cifras de recaudación van parejas: One World: Together at Home ya roza los 100 millones de dólares que se consiguieron para África. El teórico crítico Mark Fisher interpretó aquella cita como una especie de ficción que proyectaba que la idea de que “individuos compasivos y solidarios pueden terminar con la pobreza, sin la necesidad de ninguna intervención política o reorganización sistémica”. En esta ocasión, y pese al llamado apartidista de la organización, el acento político ha sobrevolado todo el concierto. Desde la participación de representantes de la ONU, ex primeras damas como Michel Obama o Laura Bush; y sobre todo los homenajes y agradecimientos a los servicios públicos de salud como el NHS británico o la SSN en Italia.

Tras unas primeras horas de calentamiento, el arranque del plato fuerte corrió a cargo de la promotora, Lady Gaga. Al piano tocó Smile, un standard del jazz popularizado por Tonny Bennet o Michael Jackson. El trío de presentadores estrella de los late night estadounidenses -Jimmy Fallon, Stephen Colbert y Jimmy Kimmel- fueron los encargados de dinamizar el espectáculo, que por momentos pecó de repetitivo, en gran medida por las limitaciones del formato.

Acompañado desde sus respectivos cuadrados de la pantalla por The Roots, la banda de rap que también actúa en su programa, Fallon interpretó una divertida versión de hit synth pop Safety Dance. Los guiños, irónicos o sinceros, a canciones relacionadas con el momento excepción médica fueron una constante. Así como los clásicos, sobre todo soul, con un mensaje de esperanza y comunidad. Stand by me de Ben E King, A change gonna come de Otis Reading, o Lean on me, del recientemente fallecido Bill Withers, interpretado al piano por Stevie Wonder. Hasta el fenómeno adolescente Billie Eilish se decantó con Sunny, de Bobby Hebb, por el calor de los clásicos.

Chris Martin, Taylor Swift, Elton John o The Killers, optaron por tocar sus propias canciones en versiones acústicas. También Maluma y el nigeriano Buran Boy, con la ligera sensación de estar cubriendo la cuota latina y africana del elenco. También Paul McCartney, que estuvo presente en el Live Aids del 85, eligió una composición suya. Antes de empezar, Sir Paul dedicó Lady Madonna “a los verdaderos héroes, los trabajadores del sistema de salud”, como lo fue su madre, enfermera durante la segunda guerra mundial. Y mandó otro mensaje: “hay que decirles a los lideres políticos de todo el mundo que refuercen los sistemas públicos de salud”.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply