Las noticias

Las agendas de Villarejo confirman la operación ilegal para salvar al PP y a Rajoy

El 17 de julio de 2013, sólo dos días después de que Luis Bárcenas, tesorero del PP, protagonizase ante el juez Pablo Ruz la confesión más explosiva de la democracia sobre 20 años de corrupción en su partido, altos mandos policiales maquinaron de urgencia una operación ilegal para evitar más daño al Gobierno de Mariano Rajoy.

Seguir leyendo

El fiscal pregunta si Cospedal y Trillo planearon anular Gürtel

La Fiscalía Anticorrupción descubrió a finales de 2018, casi un año después de la detención y encarcelamiento del comisario José Manuel Villarejo, un apunte sospechoso en la documentación incautada que hacía referencia a una supuesta operación para anular el ‘caso Gürtel’, cuyo coste estimado oscilaba entre ocho y 12 millones de euros en función del éxito del proyecto.
Los fiscales encargados de la investigación pensaron que se trataba de otro de los negocios ilegales del comisario, pero nunca encontraron ingresos en las empresas de Villarejo que se pudieran corresponder con esa operación, ni grabaciones en las que se hiciera referencia al supuesto cobro del dinero por esa actividad. A raíz de que la investigación judicial descubriera la Operación Kitchen, el espionaje policial ilegal al extesorero Luis Bárcenas y a su familia con el objetivo de sustraerle documentación u otro tipo de pruebas que guardara contra el PP, la Fiscalía se topó de nuevo con el plan de Villarejo para anular el caso Gürtel. En uno de los últimos interrogatorios a Bárcenas sobre la Operación Kitchen, el extesorero del PP contó que el abogado Ignacio Peláez, ya fallecido, le visitó un día en la cárcel. “Y me puso por escrito que existía la posibilidad de desmontar todo el caso Gürtel, porque las personas que controlaban el tema tenían una información de que las grabaciones de este procedimiento estaban manipuladas y que esa manipulación podía producir la nulidad de todo el procedimiento. En ese tema participaban los comisarios en cuestión, José Antonio González, José Luis Oliveras y José Manuel Villarejo. Y para que ese tema prosperase, la cantidad que pedían no sé si eran 10 o 12 millones de euros, que si entre nosotros nos poníamos de acuerdo y aportábamos esa cantidad o empresarios imputados en el procedimiento, ese tema podría salir adelante”. Barcenas, según siguió relatando al juez, estaba dispuesto a poner su parte alícuota, pero el proyecto fracasó y Peláez llegó a exigir al extesorero que desmintiera por escrito ese supuesto ofrecimiento. El fiscal Anticorrupción, presente en la declaración, preguntó a Bárcenas si la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, estaba al tanto de este ofrecimiento y pudo intervenir en el plan. “A mí no me consta”, contestó el extesorero. A continuación, el fiscal insistió: “¿Y le consta que tuviera información Federico Trillo? Y Bárcenas aseguró que no lo podía afirmar, pero explicó que Trillo era la persona “encargada por Mariano Rajoy” del procedimiento judicial del caso Gürtel. “Uno de los interlocutores de Trillo para saber por dónde iban los tiros del procedimiento era Ignacio Peláez, lo mismo que lo era Enrique López por otra parte eh?”. Enrique López era en esa época (2012-2014) magistrado del Constitucional a propuesta del Gobierno del PP. Dimitió tras ser imputado por conducir borracho. Ahora es consejero de Justicia del Gobierno de Madrid.

Leave a Reply