Las noticias

La voz humana

Luis Grañena

Por una flojera muy propia de mí a la hora de entablar reclamaciones, o de enderezar entuertos leves, mi teléfono fijo se cruza con el de una compañía aseguradora. Llevo un año alternando temporadas de desenchufe con otras de ponerme en jarras al contestar, a veces con lo que creo ingeniosos chascarrillos, a veces con recomendaciones poco amables. Lo siento….

Leave a Reply