Lo último

La Unión Europea debe mostrar su valía

La ciencia avanza haciendo experimentos, pero en ocasiones los experimentos solo pueden consistir en sacar conclusiones de la vida misma. Así ocurre cuando ante las respuestas que hemos dado en diferentes países a la epidemia nos damos cuenta de qué cosas podrían haberse hecho mejor. Ahora, poco a poco, venciendo la curva, se plantea sobre cuál será la mejor salida escalonada, cómo encontrar el camino del difícil equilibrio entre la quizás nueva normalidad y evitar la recaída. De nuevo, diferentes países —con diferentes estructuras sociales y mentalidades— pondrán en marcha diferentes velocidades o distintos métodos para hacerlo. Ahora sí es necesaria la comunicación rápida entre ellos para determinar entre todos, y basándose en cómo vayan las cosas (la evidencia), dónde está el error y dónde hay salida. Ahí debe Europa mostrar su fortaleza.

Eliseo Pascual Gómez. Alicante


Mauro Ferrari, hasta ahora jefe del Consejo Europeo de Investigación, no ha podido convencer a los dirigentes europeos para organizar un programa europeo a gran escala para luchar contra la Covid-19. Como consecuencia, ha presentado la dimisión muy pocos meses después de su nombramiento. Estremece la noticia. Una sociedad en la que sus dirigentes no atienden las razones de sus científicos irremediablemente camina cegada hacia el abismo.

Pablo González Arias. Berlín (Alemania)


No querer cargar con lo que se supone que son las deficiencias de otros es la cantinela de la gran mayoría de nacionalistas y de los euroescépticos que proliferan en la Unión Europea. Por eso se está produciendo esta incapacidad de encontrar una respuesta común a las repercusiones económicas que esta pandemia tendrá en los países miembros. Si sigue la senda de la insolidaridad estará validando el principal argumento de quienes quieren dinamitar la Unión desde dentro. Por eso, se deberá decidir si usa esta crisis como un revulsivo o si sigue avanzando hacia una paradójica individualidad comunitaria que acabará desvirtuándola.

Iván Pinheiro Bódalo. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply