Las noticias

La residencia que ocultaba 24 fallecidos por coronavirus

Carteles y dibujos pegados en una de las ventanas de la Residencia Joaquín Rosillo de San Juan de Aznalfarache (Sevilla)Carteles y dibujos pegados en una de las ventanas de la Residencia Joaquín Rosillo de San Juan de Aznalfarache (Sevilla)Raúl Caro / EFE

La residencia Joaquín Rosillo en San Juan de Aznalfarache (Sevilla) se ha convertido en la última muesca de la senda de muertes que el coronavirus está dejando a su paso por los geriátricos. El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, ha informado este lunes de que entre las paredes de ese centro han fallecido 24 personas mayores, “posiblemente ligadas directamente” con el Covid-19, y que hay otros 79 casos positivos. Sus palabras venían a confirmar lo que era un clamor solo silenciado por la dirección del centro, ya que desde hace semanas varias familias habían llamado la atención sobre el alto número de contagios entre los usuarios.

Recién iniciada la cuarentena, el 20 de marzo, la dirección del centro informó de que tres de sus residentes habían dado positivo -dos de ellos estaban hospitalizados y un tercero permanecía aislado en el geriátrico-. Sin embargo, un familiar del centro, por su condición de afiliado al sindicato CC OO, pudo conocer que de los 74 test que se habían realizado entre los ancianos, 60 habían dado positivo y que se habían producido hasta 15 muertes. Cuando intentó que la dirección de la residencia le confirmara esa información, la respuesta que recibió fue que se trataba de un bulo. Paralelamente, a ese sindicato, el 24 de ese mismo mes le llegó la denuncia de una de las trabajadoras del geriátrico advirtiendo de la situación y asegurando que ya había fallecidos. CC OO reclamó por escrito información detallada a la delegación de la Junta en Sevilla, pero sin ninguna respuesta, según aseguran desde el sindicato. Cuando el 28 de marzo se produjo el primer traslado de mayores enfermos de coronavirus al hotel medicalizado Alcora, de San Juan de Aznalfarache, en el listado de transferidos aparecían varios de los usuarios del centro Joaquín Rosillo de esa misma localidad. Ocho de los 24 fallecidos lo hicieron en el Alcora, según ha confirmado la Consejería de Salud a este diario.

La Junta intervino la residencia la semana pasada, pero solo este lunes se ha desvelado, y de golpe, la cifra de los 24 fallecidos. Cuando el Gobierno regional estudió el plan para acondicionar hoteles y otras instalaciones para alojar allí a los ancianos de residencias infectados por Covid-19 se planteó la posibilidad de medicalizar la residencia Joaquín Rosillo porque ya había residentes contagiados, pero finalmente, se optó por el hotel Alcora, explica el alcalde de San Juan de Aznalfarache, Fernando Zamora. “Lo que no sabemos es cuántos siguen estando allí y cuántos en el hotel”, puntualiza el regidor, que lamenta la opacidad de la información por parte del Ejecutivo andaluz. “Varias familias nos habían llamado preguntando por lo que pasaba en el geriátrico. Estamos acostumbrados a que muera gente allí, porque son muy mayores, pero las noticias de que eran más de lo normal estaban circulando, pero ni por parte de la dirección ni de la Junta nos decían nada”, explica el regidor. “La transparencia en estos casos es esencial, nosotros estamos desinfectando los alrededores, pero hay muchos familiares preocupados, la restricción en las visitas hace que se encuentren desamparados”, recalca.

El centro, de titularidad privada y que opera con un concierto con la Junta, abrió en 2010. En la actualidad acogía a 165 ancianos de toda la comarca del Aljarafe y tenía empleadas a 102 personas, señala Zamora. “Hay un familiar que ha interpuesto una denuncia ante el Defensor del Pueblo andaluz”, abunda. La institución ha reconocido a este diario que está investigando todas las residencias, pero que por confidencialidad no puede confirmar las denuncias de particulares.

El hotel Alcora empezó a funcionar el pasado 28 de marzo. En la actualidad hay 64 residentes para una capacidad de entre 90 y 110 plazas. Los primeros ingresos provinieron de la residencia de San Juan de Aznalfarache y de otra en Los Bermejales, donde había 114 positivos entre sus más de 140 usuarios. En este geriátrico, también de propiedad privada y concertado con la Junta, ha fallecido al menos un anciano, según confirma a este diario Martín Durán, presidente de la Federación de Organizaciones Andaluces de Mayores (FOAM). Hasta el momento, en Andalucía, han muerto 138 ancianos en centros para mayores, según los datos facilitados por la Consejería de Salud, que no puede concretar el caso particular de Los Bermejales. La Junta ha medicalizado 10 residencias en toda la comunidad y está preparando alojamientos similares al del hotel Alcora de Sevilla en Málaga y Granada.

El principal criterio para trasladar a ancianos contagiados al hotel Alcora es que en sus respectivas residencias no se puedan aislar a los pacientes con positivo, una medida que no comparten desde FOAM. “Es imposible sectorizar residencias, la comida, los baños son comunes”, advierte Durán, que también reclama más transparencia a la Junta y más medios. “Han suministrado mascarillas y guantes, pero con cuentagotas, pero no hay equipos de protección individual ni tampoco los famosos test”, denuncia. Aguirre ha insistido este lunes en que es en las residencias de mayores donde la Junta se está “volcando más” en toda esta crisis. “La angustia entre los familiares y los trabajadores no para de crecer”, advierte, sin embargo Durán.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply