Deportes

La remontada casi imposible de Fabio Quartararo

La costa adriática no es la misma en octubre. Han desaparecido los turistas. Y el sol se ha marchado con ellos a otra parte. La playa sigue en su sitio, pero está vacía. La lluvia aparece de forma intermitente. Y la niebla dibuja un paisaje más invernal que el que solía colarse en las tardes de ruido de motores en Misano, tan cerca de los chiringuitos de playa de Riccione como de la medieval Tavullia, el pueblo de un Valentino Rossi que bailará por última vez junto a su M1 en el circuito que le vio montarse en moto por primera vez. Lo hará en un fin de semana cargado de nostalgia, no tanto por la otoñal caída de hojas en los paseos como por el décimo aniversario de la muerte de Marco Simoncelli, nacido en Cattolica, a mitad camino de todo este tinglado teñido de amarillo.

Seguir leyendo

Leave a Reply