Las noticias

La reapertura de la provincia china de Hubei tras el fin de la cuarentena causa disturbios

La provincia de Hubei, el foco original de la pandemia de Covid-19, ha comenzado a recuperar la normalidad y a eliminar los puestos de control que bloqueaban sus accesos. Sin embargo, la recuperación de la libertad de sus habitantes no parece haber complacido demasiado a algunos de sus vecinos en las regiones colindantes. La reapertura del puente que comunica el distrito de Huangmei, en Hubei, con el de Jiujiang, en la provincia de Jiangxi (este del país) derivó este viernes en una fuerte pelea entre las dos comunidades, en la que los residentes de Jiujiang acusaban a los de Huangmei de ser posibles portadores del coronavirus.

Huangmei había levantado su cuarentena a primeras horas del día. Según explicó un testigo presencial al periódico Beijing News, un grupo de personas intentó pasar a la localidad vecina, donde debían tomar el tren que les llevara a las ciudades donde trabajan, después de haber permanecido bloqueados —como el resto de la provincia— desde enero. Y encontraron que los residentes de Jiujiang habían levantado sus propias barreras para impedirles el paso. Llegó la policía de un lado. Llegó la policía del otro. Los residentes de un lado cargaron. Los otros se les abalanzaron. Un vehículo policial acabó dando una vuelta de campana y aterrizando sobre el techo.

Las cosas no se calmaron hasta que el secretario general del Partido Comunista local de Huangmei tomó el altavoz y pidió a los vecinos que se dispersaran. “Es peligroso permanecer en el puente, y se corre más riesgo de infección”, apelaba.

El aparatoso incidente pone de relieve la gran reticencia que existe aún en muchas capas de la población en torno a la situación y el riesgo de contagio en Hubei, pese a que la provincia solo ha detectado una nueva infección —en Wuhan, su capital y donde se detectaron los primeros casos hace tres meses— desde hace más de una semana.

La provincia comenzó su reapertura tras la cuarentena el miércoles, cuando salieron los primeros trenes en nueve semanas para transportar a sus ciudades de residencia habitual a cerca de 800 personas que habían quedado atrapadas en Hubei desde que el 23 de enero comenzó el cerco.

Aunque otras provincias no se han mostrado tan estrictas, los pasajeros con destino a Pekín debieron presentar una solicitud previa y recibir un permiso para viajar. Se les asignaron vagones especiales y, a su llegada a la capital, debieron someterse a un proceso de comprobación general de su estado de salud antes de que se les escoltara a sus domicilios para un confinamiento de 14 días, el tiempo máximo de incubación.

Wuhan, la ciudad más afectada por la epidemia que ha dejado más de 3.200 muertos y 82.000 infectados en toda China, no pondrá fin a su bloqueo hasta el 8 de abril, aunque gradualmente va relajando sus medidas internas. Entre otras cosas, sus autoridades locales han indicado este viernes que se suavizarán las normas que obligaban al confinamiento domiciliario de los residentes, que por fin podrán comenzar a salir de sus urbanizaciones.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply