Deportes

La Real enfoca la Champions

La Real Sociedad atropelló al Levante en Donosti. Con David Silva como conector de todo el engranaje ofensivo txuri-urdin, el cuadro vasco generó un porrón de ocasiones, pero sólo una subió al marcador. Con la suerte de espaldas, el grupo de Imanol, que gobernó el partido sin oposición, mereció una goleada, pero el meta granota Dani Cárdenas y la falta de puntería de sus delanteros pintaron un pírrico 1-0. Desconocido, el intrépido pelotón de Paco López no fue capaz de batallar y capituló temprano sin asomarse apenas, como acostumbra, al área contraria. La Real suma un mes sin perder con cuatro victorias y tres empates.

El partido se acabó muy temprano. Con las piernas llenas de plomo por el minutaje del curso, un once lleno de novedades, bajas y la cabeza embotada por la eliminación en la Copa del Rey a manos del Athletic, el Levante no fue reconocible en San Sebastián.

Desde que Soto Grado pitó el inicio, al bloque granota le cayó encima un chaparrón. Con Silva lanzando destellos sobre la hierba en las transiciones ofensivas y Merino, Januzaj y Oyarzabal ganando duelos, la Real deshizo muy temprano la débil resistencia visitante. La secuencia ofensiva de la Real, muy rápida, llevó al gol en apenas diez minutos. Una parada de Cárdenas, un lanzamiento al palo de Merino y, acto seguido, el centro de Oyarzabal desde la izquierda y el tanto del propio Merino, que había iniciado la acción, infiltrándose entre los centrales sin ser detectado.

El Levante recibía golpe tras golpe sin reaccionar, como un boxeador sonado. Coke atropelló a Oyarzabal en el área y provocó un penalti. El 10 txuri-urdin envió desviado a la izquierda el lanzamiento, fallando su segunda pena máxima consecutiva tras la que erró en Old Trafford. De pura rabia, Oyarzabal rompió su camiseta y tuvo que vestir otra. El capitán, excepto en ese momento negro, lo ejecutó todo bien.

En plena ofensiva local, Duarte se durmió al recibir un balón como último defensor e Isak se plantó solito ante Cárdenas, que le ganó el uno contra uno. El meta de Terrassa se cabreó con su defensa cuando minutos después tuvo que desviar un tirazo de Oyarzabal. Barrido en el campo, sin hilvanar acciones de mérito y sin llegadas con sustancia, el Levante se marchó, sorprendentemente, con un solo tanto en contra.

En la segunda mitad el acoso local fue más escandaloso. Se abrió con un gol de Merino invalidado por un fuera de juego de Isak, que estaba en trayectoria de balón, y continuó con Duarte desviando dos goles, con Cárdenas batido. El central tico sacó primero un chut de Januzaj y luego una acción espléndida de David Silva, que recortó con la derecha y lanzó con la izquierda tras recibir de tacón de Januzaj. Más tarde, Son alejó en la línea otro balón tras una combinación entre Januzaj y David Silva.

La Real Sociedad era un vendaval ofensivo sin premio y David Silva, un imparable generador de ocasiones y de juego. Con el canario, la Real fluía y las ocasiones se sucedían. Zubimendi cabeceó un córner y Cárdenas, el mejor jugador granota, desvió la pelota al travesaño. Luego, el meta le sacó otra acción a Isak. La última de los locales fue para Portu, que delante del portero tiró una vaselina que se marchó fuera.

El partido se cerró con susto para el once de Imanol Alguacil. Bardhi estrelló un balón en el larguero, de lanzamiento directo de córner, en el único tiro entre palos del once visitante. El Levante se libró de una goleada, sostenido en Cárdenas y en la mala fortuna blanquiazul.

Leave a Reply