Las noticias

La pandemia deteriora la libertad de prensa

La pandemia de la covid-19 tendrá un fuerte impacto en el futuro del periodismo, marcado por un deterioro del derecho a una información libre, independiente y plural. La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) alerta en el informe anual sobre la libertad de prensa presentado este martes de los efectos derivados de emergencia sanitaria global y pone de relieve la “clara correlación” entre la represión de la libertad de prensa registrada durante la crisis del coronavirus y el lugar que ocupan los países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. “Entramos en una década decisiva para el periodismo, debido a las crisis simultáneas que afectan al futuro de la prensa”, expone Christophe Deloire, secretario general de RSF. “La pandemia muestra factores negativos para el respeto del derecho a una información fiable; esta es, en sí misma, un factor multiplicador. ¿Qué será de la libertad, del pluralismo y de la credibilidad de la información de aquí al año 2030? La respuesta a esta pregunta es lo que hoy está en juego”, añade.

Por cuarto año consecutivo, Noruega encabeza la lista de los países más respetuosos con la libertad de prensa, seguido de Finlandia, Dinamarca, Suecia y los Países Bajos. España repite en el puesto 29, una posición que RSF atribuye a la calma tras momentos de grave deterioro de la libertad de información frente a la situación del año pasado, marcado por la penetración de la extrema derecha en la política. “Vox, convertido en la tercera fuerza, mantiene una cruzada contra los medios de comunicación. Sus simpatizantes incitan al linchamiento de periodistas en las redes sociales o los acosan físicamente cuando cubren los acontecimientos. Los dirigentes políticos insultan públicamente a los reporteros y, en ocasiones, les niegan el acceso a sus encuentros”, afirma RSF.

La organización recuerda que la extrema polarización política en Cataluña ha provocado episodios de violencia física sobre los periodistas, tanto por parte de la policía como de los manifestantes independentistas, e incide en que los periodistas de investigación padecen un encarnizamiento judicial: algunos han sido acusados del delito de revelación de secretos y otros han sido objeto de requisas. Aunque en la mayoría de los juicios no se les ha sancionado, los jueces y la policía tienden cada vez más a no respetar la protección de las fuentes periodísticas, así como a obstaculizar el periodismo de investigación.

Las últimas posiciones en cuanto a libertad de prensa apenas registran variaciones. La zona negra de la tabla está ocupada por Corea del Norte (cierra la lista de 180 países), Turkmenistán y Eritrea. Suben notablemente Malasia, Maldivas y Sudán, mientras que experimenta un fuerte descenso Haití, al caer 21 lugares por las agresiones que han sufrido los informadores en las violentas manifestaciones que sacuden al país desde hace dos años.

La crisis del coronavirus ha incrementado la censura masiva en países como China e Irán, cuyos regímenes han perfeccionado su modelo de hipercontrol de la información relativa al coronavirus y la represión de disidentes. China, de hecho, sigue siendo la mayor prisión del mundo para los periodistas, con cerca de un millón encarcelados, la mayoría uigures. En Irak el Gobierno suspendió la licencia de trabajo a Reuters durante tres meses después de que la agencia de noticias publicara una información que cuestionaba las cifras oficiales de la covid-19. En el seno de la Unión Europea, Hungría se aprobó una ley que sanciona la difusión de noticias falsas con penas de hasta cinco años de prisión.

“Los Gobiernos autoritarios ven en la crisis sanitaria la oportunidad de aplicar la famosa doctrina del shock: aprovechar la interrupción de la vida política, la consternación de la población y el debilitamiento de los movimientos sociales, para imponer medidas que serían imposible adoptar en condiciones normales”, denuncia Deloire. “Para que esta década decisiva no sea catastrófica, la gente de bien, sea quien sea y se encuentre donde se encuentre, tiene que movilizarse para que el periodismo pueda cumplir la función esencial de ser un testigo solvente para las sociedades, por lo que debe contar con todas sus capacidades”, agrega.

El informe muestra que los próximos diez años serán “una década decisiva” para la libertad de prensa debido a las crisis que afectan al futuro del periodismo: geopolítica (agresividad de los modelos autoritarios), tecnológica (falta de garantías), democrática (polarización y políticas de represión), de confianza (desapego, e incluso odio, hacia los medios de comunicación) y económica (empobrecimiento del periodismo de calidad).

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply