Las noticias

La pandemia aúpa las series españolas entre lo más visto en todo el mundo

Justo antes de que se estrenara el 3 de abril la cuarta entrega de La casa de papel en Netflix, los tres títulos más vistos fuera de EE UU en la plataforma en la última semana de marzo fueron españoles: Élite, Toy Boy (en sus primeras semanas ha estado en la lista de las diez ficciones más vistas en una quincena de países tras su discreto paso por Antena 3) y la película El hoyo (apenas estuvo dos semanas en cartelera), según datos de la consultora Ampere Analytics. Especialmente en España y en América Latina, que acaparan un tercio de los suscriptores de Netflix fuera de EE UU, pero en potentes mercados europeos como el alemán o el francés también tuvieron una fuerte incidencia.

Y con la cuarta parte de La casa de papel llegaron de nuevo cifras espectaculares. Lleva tres semanas consecutivas como la serie más maratoneada, según el último informe de la aplicación TV Time (en la que los espectadores registran los capítulos de series que están viendo). “El éxito de La casa de papel no puede entenderse sin el éxito precedente en Netflix de producciones de Antena 3 como El tiempo entre costuras y Gran Hotel, ficciones con ambientación local y ambición internacional. Tuvieron gran éxito en los territorios de América Latina y EE UU y Netflix tomó nota”, apunta Javier Carrillo Bernal, autor de Paradigma Netflix: El entretenimiento de algoritmo (Editorial UOC).

“Netflix ha globalizado el contenido al estar presente en unos 190 países, pero el éxito de La casa de papel también tiene su causa en que se están globalizando los gustos”, explica Carrillo. “La apuesta en España tiene que ver con el talento creativo a precios competitivos y unos costes de producción razonables, con profesionales con experiencia. Un elemento clave es también nuestro idioma. En el tiempo de las plataformas mundiales, tenemos la suerte de tener un idioma muy extendido. Ahora viajan las historias sin tener en cuenta el idioma”, comenta el autor.

Y también está el famoso algoritmo sobre qué funciona mejor en la plataforma y que ayuda a ver cómo ofrecer a los usuarios los contenidos. “No hay que olvidar que los algoritmos de Netflix sirven para Netflix. Hay series españolas que no han funcionado en esa plataforma a pesar del éxito de público y crítica como El Ministerio del Tiempo, que ahora acaba de pasar a HBO España. También habrá que ver qué pasa si, por ejemplo, los algoritmos aconsejan que La casa de papel siga su acción a EE UU para atracar Fort Knox y su creador no quiera hacerlo”, comenta Carrillo.

Avance de ‘Toy Boy’.

También producciones de países como México, Brasil o Corea del Sur se van abriendo hueco entre los productos anglosajones en tiempos de confinamiento. Aparte del español, es significativo el caso de Corea, con series como Crash Landing on You o Kingdom, que funcionan de forma excelente en Japón y en gran parte del sudeste asiático. España y Corea del Sur sirven para Netflix como base para llegar a mercados relacionados por el idioma o la cultura. La certificación del ascenso del número de títulos españoles y coreanos en Netflix es una tendencia que comenzó a destacar en 2019. En ese año, un 4,9% de las series y películas originales de Netflix o con licencia exclusiva a nivel mundial fueron coreanas y un 3,6%, españolas (en 2018 ese porcentaje fue de 2,4% y 2,8% respectivamente), según Ampere. El tercer país en la lista es México (3,2%) y del mercado hispanohablante destaca también Argentina con un 1,5%.

Y hay mucho margen de mejora todavía más allá del impulso por la cuarentena sanitaria. En el último cuatrimestre de 2019, el contenido español copaba un 1,5% de los catálogos mundiales de las plataformas, según la consultora Parrot Analytics tras analizar 100.000 series disponibles en plataformas en 35 países. Comparado con el mismo periodo en 2018, el contenido español subió un 117%. La lista de Parrot está dominada por las ficciones estadounidenses (un 55,8%), británicas (13,9%) y japonesas (5,5%).

El martes pasado, Netflix proporcionaba a sus accionistas datos como que en el primer cuatrimestre de 2020 ha sumado casi 16 millones de usuarios nuevos, un número gigante impulsado por las medidas del confinamiento en casi todo el planeta. También ha adelantado que prevé que al menos 65 millones de cuentas habrán conectado (que no visto) con la última entrega de La casa de papel, una cifra que de cumplirse tras la cuarta semana después de su estreno superará la proyección del último fenómeno de la casa, la serie documental Tiger King (64 millones de cuentas). Netflix contabiliza los visionados con que tan solo el usuario vea dos minutos de la serie, “tiempo suficiente para indicar que han elegido verla”, ha explicado la compañía.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply