Las noticias

La obesidad duplica el riesgo de necesitar ventilación en los afectados con covid

Un hombre con coronavirus y sobrepeso es atendido en un hospital de Stains (Francia) el pasado 9 de abril.Un hombre con coronavirus y sobrepeso es atendido en un hospital de Stains (Francia) el pasado 9 de abril.Mehdi Chebil / Europa Press

Los contagiados con covid-19 tienen el doble de probabilidades de necesitar ventilación mecánica cuando padecen obesidad y el doble de riesgo de acabar hospitalizados si recibieron radioterapia por un cáncer en el último año, según los primeros y dispersos datos sobre empeoramiento de enfermos de coronavirus que van a apareciendo —todos preliminares pero coherentes en su conjunto—.

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) ha elaborado un resumen de la evidencia científica publicada hasta ahora y la relación es clara: las personas con sobrepeso u obesidad que se infectan por el coronavirus tienen peores índices de supervivencia y una peor evolución que el resto, comenta Francisco Tinahones, presidente de la sociedad.

La lupa está puesta sobre esta cuestión desde el principio de la pandemia. Ya en China un primer trabajo calculó que el 88% de los fallecidos por covid tenía un índice de masa corporal (IMC, un valor que se obtiene dividiendo el peso de una persona tomada en kilos por el cuadrado de su altura en metro) mayor de 25, que se considera el límite a partir del cual empieza el sobrepeso. Este porcentaje es superior a la media de personas con sobrepeso u obesidad en el país, que es de alrededor del 54% de la población. Entre los supervivientes, el 91,1% estaba por debajo de ese valor.

También un estudio francés, el más relevante sobre el asunto hasta la fecha, según Tinahones, ha determinado una relación entre el sobrepeso y la obesidad con la necesidad de utilizar respiradores en personas con covid-19. Y el resultado fue que el 75% de quienes precisaron ese tratamiento, que se da ya cuando la neumonía por el coronavirus avanza y es grave, tenía sobrepeso u obesidad (en el conjunto de Francia lo tiene alrededor del 50% de la población, según los datos de la OCDE), y su necesidad de respiradores llegaba a duplicar al del conjunto de los afectados.

Tinahones cree que detrás de esta incidencia hay dos factores. El primero es de tipo físico: la persona con obesidad respira peor, ya que su propio peso dificulta el funcionamiento de la musculatura que debe ayudar a los pulmones. Pero hay factor biológico que cree que hay que vigilar: las células del tejido adiposo, lo que se conoce popularmente como la grasa del cuerpo, tienen sobreexpresada una proteína de su membrana, la ACE2, que se sabe que es la vía de entrada del coronavirus en las células del sistema respiratorio que infecta. Por eso Tinahones cree que en personas con sobrepeso u obesas este tejido puede actuar de reservorio de la covid-19, haciendo más difícil que se elimine y más fácil que las personas afectadas se mantengan como focos de contagio durante más tiempo.

Relacionado con esto, Tinaones apunta a que una de las posibles causas de la diferencia de la infección en España e Italia con respecto a Corea del Sur y China, por poner dos países con mucha menor letalidad, puede estar en la prevalencia de sobrepeso y obesidad. Por ejemplo, en Corea del Sur alrededor de un tercio de la población tiene peso u obesidad, mientras que en España, según los datos del Ministerio de Sanidad, están afectados el 53% de los adultos (el porcentaje aumenta con la edad, y llega al 63% entre mayores de 65, que es cuando más peligrosa es la covid-19).

Otras de las relaciones que empiezan a cuantificarse es el agravamiento de los infectados del virus por haber recibido quimioterapia o un stent (un muellecito que mantiene abiertas las arterias tras una insuficiencia cardiaca). La aseguradora Sanitas ha elaborado un curioso estudio en el que se comparan algunas condiciones de salud entre 675 de las casi 4.000 personas que han atendido por covid-19, según explica el director médico de la división de hospitales de la compañía, Domingo Marzal. En concreto han medido la probabilidad de acabar ingresado de aquellos con alguna condición frente al conjunto de los pacientes que trataron, tomando datos de los mayores de 60 años. Así han visto que haber recibido radioterapia multiplicaba por dos el riesgo; haberse implantado un stent en los últimos 12 meses lo multiplicaba por cuatro y haberse sometido a una cirugía o terapia respiratoria lo hacía por cinco.

Marzal admite que no se trata de un estudio en el sentido estricto, pero valora que la diferencia entre el porcentaje de afectados que acaban ingresados sin tener esos condicionantes y los que sí es tan grande que confirma la relación entre estas patologías y la evolución de la infección por coronavirus, dando además una idea de que el efecto no es menor, sino muy importante.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply