Las noticias

La niña de mi casa

Luis Grañena

Cuando miro a M. me siento como la bruja de Hansel y Gretel, porque sin más preámbulo me la comería. Rubita, con el pelo largo, preciosa y con cara de brava cría. La he visto crecer en el balcón, como quien dice, a mi lado, casi todos los anocheceres, primero intuyéndola y escuchándola y, más adelante, con el cambio de hora, en vivo y en directo….

Leave a Reply