Las noticias

La llegada de turistas cae un 97,7% en junio y cierra el semestre más negro para el sector

Vista de la playa de Palma, en junio.
Vista de la playa de Palma, en junio.CATI CLADERA / EFE

El fin del estado de alarma por la crisis sanitaria y la apertura paulatina de algunas fronteras permitió que el turismo comenzase a cobrar vida de nuevo en junio, aunque muy tímidamente. En ese mes, llegaron a España 204.926 turistas extranjeros, un 97,7% menos que en el mismo mes del año anterior, según ha publicado hoy el INE. Con este dato, se culmina el semestre más catastrófico registrado nunca por el turismo español, con apenas 10,8 millones de visitantes, un 71,7% menos que en el mismo periodo de 2019. En esta primera mitad del año, además, el gasto de los turistas se redujo un 70,6%, hasta una cifra de apenas 11.840 millones de euros.

La pandemia del coronavirus se ha cebado especialmente con el turismo, probablemente el sector más afectado por una crisis que ha limitado al máximo la movilidad en todo el mundo. En marzo, con la segunda quincena ya bajo el estado de alarma, la pandemia se llevó dos terceras partes de los turistas extranjeros, y dejó el registro en cero absoluto, algo impensable, en abril y mayo. El enfermo apenas recuperó alguna constante vital en junio, apenas un hilillo de vida. El 21 de junio terminó el estado de alarma y se reabrieron las fronteras con los países de la zona Schengen (excepto Portugal, cuya frontera abrió el 1 de julio) y a mediados de mes se inició un programa de prueba para que turistas alemanes viajasen a Baleares.

Aún así, el flujo fue casi insignificante. Si en 2019 llegaron a España en junio cerca de nueve millones de turistas, en junio lo hicieron pocos más de 200.000, un 97,7% menos. Aunque tradicionalmente el mercado británico es el más fértil para el sector del turismo español, en junio Francia fue el principal aportador, con 64.895 turistas, un descenso del 93,2% respecto a junio del año pasado. Alemania y Países Bajos fueron los siguientes países que más turistas enviaron a España, con 33.740 (un 97,4% menos) y 12.321 (un 96,9% menos), respectivamente. Cataluña fue el destino preferido, con 76.634 turistas, cifra que supone en todo caso un batacazo del 96,5%, en línea con el resto de comunidades autónomas.

Con estos datos, se cierra el semestre más nefasto para el sector turístico español, que además ve cómo los rebrotes en muchos puntos de España y las medidas que están tomando algunos países para evitarlos (cuarentenas o recomendaciones de no viajar a determinadas zonas) amenazan con arruinar del todo lo que queda de un verano que ya tenía visos de desastroso y abortar cualquier amago de recuperación. En esta primera mitad del año han venido a España 10,78 millones de turistas, apenas un 28% de los 38,1 millones que habían venido en el mismo periodo del año anterior. Y cabe destacar que en marzo el mes en que se declaró la pandemia, ya habían venido 10,6 millones.

Durante el semestre, Canarias ha sido la comunidad más visitada, con 2,7 millones. Es un 58,6% menos que el año pasado y es la región con la menor caída, pero hay que señalar que su temporada alta es en invierno. En el otro lado se sitúa Baleares, que apenas ha recibido en el semestre a 433.000 turistas, un 92,2% menos. Cataluña ha recibido a 2,3 millones de turistas en el periodo, un 74% menos, Andalucía, a 1,5 millones, un 72,5% menos, mientras que la caída en Madrid es del 63,8%, con 1,4 millones.

Evidentemente, el gasto efectuado por los turistas se reduce en similares proporciones. Si bien este indicador no representa exactamente lo que los turistas dejan en los destinos, puesto que se incluyen los desembolsos en transporte, que se pagan en el país de origen, sí da una idea clara de lo que el sector turístico, tanto en origen como en destino, ha dejado de percibir por la pandemia. En junio, los turistas venidos a España gastaron 133 millones de euros, apenas un 1,4% de lo que gastaron en el mismo mes del año pasado. No solo es la escasa afluencia, sino que también los que vinieron gastaron mucho menos. Probablemente contenidos por el miedo al contagio en locales de ocio o restauración y con un posible empeoramiento de sus economías personales en mente, cada turista gastó de media 651 euros, un 40,6% menos que un año antes. El gasto medio diario se quedó en 114 euros, un 30% menos, y la estancia se redujo en un día, hasta 5,7 días. Con 30 millones de euros cada uno, Francia y Alemania fueron los mercados que más gastaron en sus viajes a España, si bien el gasto diario de los alemanes, 882 euros, casi duplicó al de los franceses, 461, ya que estos pasan la frontera por carretera, con lo que desembolsan mucho menos en transporte.

En el acumulado del año, la cifra de gasto de los turistas llegados a España alcanza 11.840 millones de euros, un 70,6% menos que en el primer semestre de 2019. Son 28.500 millones de euros menos que a cierre de junio del año pasado. Los británicos han gastado 1.955 millones en el semestre, un 74,6% menos, seguidos de los alemanes, con 1.474 millones, un 72,1% menos.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Buscador: La desescalada por municipios

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply