Las noticias

La ‘lavadora’ de la dinastía Jodorovich

Los Jodorovich son algo más que una saga familiar: son historia viva de la crónica negra de Barcelona. Llegados de Centroeuropa en los años 30, se instalaron en la Zona Franca de la ciudad y la convirtieron en su fortaleza. Desde allí controlan el narcotráfico y dirigen los negocios con los que blanquean los beneficios de la droga. A menudo victoriosos en los tribunales, los Jodorovich se han convertido en una obsesión para los cuerpos policiales, que han trazado un nuevo rumbo: seguir el rastro del dinero. Los Mossos han puesto al descubierto la lavadora del clan, dominado por una nueva generación que trata de elevar su estatus social con una extensa red de relaciones. El blanqueo incluye la venta de coches, extrañas operaciones inmobiliarias, la cría de caballos, los décimos de lotería, los negocios tapadera y la colaboración de cónsules honorarios.

La policía autonómica atribuye a la familia un tráfico de drogas “a gran escala”, cuyos ingentes beneficios deben aflorar de algún modo. Ahí empieza la rueda del blanqueo de capitales, que los Montero-Jodorovich han perfeccionado desde que el matrimonio entre la matriarca Luisa Jodorovich (fallecida en 2017) y Antonio Montero (alias El Mulato) fundaran la poderosa dinastía. Entre los años 60 y 80, se hicieron famosos como violentos atracadores en la Costa Brava. Luego llegaron la cocaína y el hachís. Luisa y Antonio tuvieron un hijo, Aquilino, que pasó a ejercer de patriarca y líder responsable de la organización. A ojos de la Seguridad Social, era solo un autónomo con una parada de carne de caballo en el mercado del barrio; ahora, recibe una pensión por invalidez permanente.

En 2011, Aquilino fue condenado a 19 años de cárcel por tráfico de drogas y depósito de armas. Con él cayeron tres hijos, que también llevan el doble apellido Montero-Jodorovich: Antonio, Manuel y Simón, el pequeño. Unos meses después, el Tribunal Supremo anuló las intervenciones telefónicas y los registros en sus viviendas por un error de la policía. Y les absolvió a todos. Fue un año clave para la dinastía: consciente de que estaba en el punto de mira, Aquilino pasó a un segundo plano, aunque aún participa en los negocios: los Mossos explican que quiere abrir un bar de perritos calientes como tapadera y que recibe, como “donación”, un piso por solo 40.000 euros. También cierra la venta de un terreno de 907 metros en la Costa Brava por 35.000 euros, “muy por debajo del importe real”, y deja la empresa en manos de un tipo detenido 39 veces por drogas, robos y agresiones al que se le ve haciendo vigilancias en el barrio.

Simón tomó las riendas y emprendió una nueva estrategia. La idea era no solo lavar el dinero, también la imagen. En 2013, se alzó con la presidencia de la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (Fagic) y situó a su hermano Manuel como tesorero. Manuel se encarga de regentar el bar Gasoil, punto de reunión de familia y amigos. Los Mossos le describen como un tipo de vida “disoluta” que “dedica su tiempo a las peleas de gallos”.

La investigación de los Mossos, tutelada por el Juzgado de Instrucción 10 de Barcelona, bucea en los negocios desde 2012, cuando los Jodorovich eludieron la cárcel y la tercera generación tomó el timón. Mientras la familia “se desprendía de activos”, Simón puso buena parte del patrimonio familiar en manos de un primo suyo, Amadeo Martínez. Deportista y sin antecedentes, señalan los Mossos, Amadeo es el “primo hermano testaferro” y “la punta de lanza de todo el lavado de dinero”.

La compraventa de coches de lujo es una de las formas de blanqueo. El negocio empezó a florecer después de que Amadeo fuera agraciado —dos veces en apenas dos años— con premios de lotería por un total de 1,46 millones. Los décimos se vendieron en Bizkaia y en Madrid y son de series y fracciones “no consecutivas”; 30 de los premiados tienen “antecedentes”. Con el dinero, amortizó una hipoteca en Castelldefels, impulsó las tiendas de musculación Le Muscle VIP, construyó un chalet en la Costa Brava y compró una embarcación (The Montero), además de criar caballos en su finca.

A través de las llamadas telefónicas, los investigadores se han fijado en el alto tren de vida de los miembros de la familia. Amadeo, por ejemplo, gastó 12.000 euros en el catering del 15º cumpleaños de su hija y pagó la despedida de soltero de su mejor amigo.

Algo similar puede decirse del jefe, Simón, que el año pasado gastó miles de euros en músicos para la verbena de San Juan. “El dispendio en fiestas es algo común en el clan de los Mulatos”, dicen los Mossos, que destacan su “participación en todo tipo de saraos” y sus “contactos en el mundo de la farándula”. Tiene empresas y propiedades por 1,5 millones. En el registro de su piso de la Zona Franca —donde vive con su padre— se hallaron 200.000 euros, máquinas de contar dinero y un dispositivo que detecta micros.

Simón ha intentado alejar a los Jodorovich del aura del crimen y conseguir nuevas relaciones. Hace unos años, como presidente de la Fagic compareció en el Parlament y coincidió con el cónsul de Malí, José Luis López. Ambos se conocían del barrio, retomaron contacto y emprendieron negocios. Simón “ha sabido inmiscuirse en este grupo clasista y de sentimiento aristocrático”.

Además del de Malí, ha logrado que los cónsules de Croacia, Juli César Bárcena, y de Albania, Josep Maria Calmet, le “rindan pleitesía”. Las llamadas revelan que Calmet —alto cargo de la Generalitat con Jordi Pujol— tiene problemas financieros y pide ayuda a Simón. “Te he dejado mucho dinero y nunca te he pedido que lo devuelvas”. Pero los favores, concluyen los Mossos, se pagan. El joven patriarca le compró la mitad de una casa con deudas en Seva muy por debajo de su valor.

Leave a Reply