Internacional

La Justicia de Estados Unidos retira los cargos contra el exconsejero de Seguridad Michael Flynn

Michael Flynn, en febrero de 2017, durante una conferencia de prensa.Michael Flynn, en febrero de 2017, durante una conferencia de prensa.Carlos Barria / REUTERS

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha decidido retirar los cargos a Michael Flynn, el primer consejero de Seguridad Nacional de la Administración de Donald Trump y uno de los primeros caídos por la investigación de la trama rusa a principios de 2017. La polémica decisión tiene lugar tras un fuerte volantazo de la defensa de Flynn. A finales de 2017, el general condecorado se había declarado culpable de falso testimonio al FBI sobre sus contactos con Moscú y había trabajado con la investigación del fiscal especial Robert S. Mueller, a la espera de una sentencia más benevolente. Sin embargo, a principios de este año Flynn decidió retirar esa declaración y acusar a los federales de haber obrado con “mala fe”.

Flynn dimitió como jefe del Consejo de Seguridad Nacional el 13 de febrero de 2017, cuando la Administración de Donald Trump no llevaba ni un mes de vida, al trascender que había mentido y ocultado sus contactos con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, en el mes de diciembre. Con el republicano ya electo pero Barack Obama aún en el cargo, Flynn abordó con el diplomático las sanciones que la Administración demócrata había impuesto a Rusia por su injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre, que buscaban favorecer la victoria de Trump. A finales de 2017 el general se declaró culpable de haber mentido al FBI sobre este asunto y aceptó colaborar con Mueller, que se había hecho cargo de la trama rusa en mayo de ese año. De hecho, en diciembre de 2018 un juez federal aceptó posponer su sentencia mientras el fiscal especial seguía con las pesquisas, que terminaron en la primavera de 2019.

Ese aplazamiento ha salvado a Michael Flynn. El pasado enero cambió de tercio, pasó a la ofensiva y se encontró con un fiscal general, William Barr, receptivo a sus demandas. Barr, nombrado por Trump hace un año y medio, encargó la revisión del caso a un fiscal externo, una medida infrecuente y muy polémica dado lo explosivo políticamente de este caso. “Después de la revisión de todos los hechos y circunstancias de este caso, incluidas nueva informaciones”, señala la moción del Departamento de Justicia, el Gobierno ha concluido que el interrogatorio al general “fue inconexo e injustificado por la investigación de contrainteligencia del FBI sobre el señor Flynn”.

En su moción, el Departamento argumenta que el delito de falso testimonio, para serlo, requiere no solo la condición de falso, sino de “materialmente falso”. Para el Gobierno, el interrogatorio a Flynn del 24 de enero de 2017 “fue llevado a cabo sobre una base de investigación legítima, de modo que no cree que las declaraciones del señor Flynn fueran materiales, incluso aunque no fueran ciertas”. El fiscal que lideró esta investigación, Brandon L. Van Grack, se retiró del caso este mismo jueves.

Trump se creció este jueves ante el desenlace judicial. “Es un hombre inocente”, dijo en la Casa Blanca, “ahora es incluso un guerrero mayor”. Flynn (Fort Meade, Maryland, 1958) llegó a ser el jefe de inteligencia de unidades de élite como los SEAL y Delta, pero Obama le destituyó en 2014. Fuera del Ejército, abrió una consultoría que cayó en la órbita rusa. Se implicó a fondo en la campaña por Trump y este lo puso en primera línea, aunque por menos de un mes. Durante meses corrió el rumor de que el republicano quería indultarlo. Ya no hará falta.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply