Las noticias

La hermana de Elon Musk, nueva reina de las películas románticas

Tosca Musk, la hermana del famoso y excéntrico fundador de Tesla Elon Musk, creció en Johannesburgo, Sudáfrica, con sus dos hermanos mayores: Kimbal y Elon. Según han contado miembros de su familia, su madre, Maye, era cariñosa pero su padre tenía un comportamiento violento. Así lo retrató su esposa en un libro autobiográfico –A Woman Makes a Plan: Advice for a Lifetime of Adventure, Beauty, and Success– en 2019 donde habla de un matrimonio sombrío en el que su hijo Elon a veces tenía que intervenir. Su exmarido siempre lo ha negado, Elon nunca ha respondido a preguntas sobre este asunto y los otros dos hijos del matrimonio, Kimbal y Tosca, han dicho que eran demasiado pequeños para recordarlo. Pero lo que sí parece probado es que Maye Musk se agarraba a los libros románticos para huir de la realidad y soñar con otra vida que en aquellos momentos no era la suya. Una costumbre que de alguna manera, pese a lo mucho que ha cambiado la existencia de la familia, ha debido influir en su hija Tosca, convertida en la nueva reina de las películas románticas. En 2017 cofundó Passionflix, una plataforma de streaming que se ha especializado en adaptar novelas románticas y que cuenta con un universo de fans incondicionales que podría compararse, a su nivel, con las adaptaciones cinematográficas de algunos de los cómics que tanto éxito han dado a la factoría Marvel.

Los fans son el gran secreto del éxito de las producciones de Tosca Musk, a quien le gusta estar detrás de las cámaras y que cuando rueda cuenta algunos días en el set con un número de admiradores de las novelas que adapta, que ejercen a modo de consejeros para que las películas sean lo más fieles posibles a lo que esperan los seguidores de los libros escogidos para ser llevados al cine. Comparten desayuno con ella, etiquetan los accesorios que utilizan los actores, actúan como extras y contestan a las preguntas de Tosca sobre qué les va pareciendo lo que ven de la filmación. “Es como tener tu propio grupo de enfoque en el set”, ha explicado Musk en una entrevista en Wired.

Tosca Musk repasa los guiones minuciosamente para asegurarse de que los seguidores del género, que muchos consideran poco artístico, no se vean decepcionados. Frente a las críticas, ella argumenta que no se trata de alimentar “tu propio ego, sino de alimentar a los fans”, y considera que este tipo de argumentos se tratan como menores porque sus seguidores son mayoritariamente mujeres. Aunque afirma no recordar su infancia más temprana, sí explica que le gustaba refugiarse en historias de ficción en las que los hombres actuaban caballerosos y románticos y que muchos de esos momentos los compartía con su madre sentadas en el sofá, comiendo helado y viendo una película de este tipo.

Su madre Maye fue también su inspiración. De ella aprendió el trabajo duro y que podía conseguir lo que se propusiera si se ponía manos a la obra, porque vio cómo sacó sola adelante a sus tres hijos. Maye se divorció cuando Tosca tenía cinco años y la familia vivió momentos económicos duros, pero su madre le enseñó que “no tenía un potencial menor que el de mis hermanos por el hecho de ser mujer”, ha dicho su hija. Cuando Tosca tenía 14 años, Elon se mudó a Canadá con su padre, con el que se había ido a vivir dos años después del divorcio, un hecho que años más tarde dijo lamentar en declaraciones a la revista Rolling Stone. Tosca quería seguirle a toda costa y como su madre lo impidió, un año después dio muestras de su carácter y mientras su madre estaba visitando a Elon en Canadá, apalabró la venta de la casa en la que vivían, de los muebles y del coche de la familia. Maye cedió a los deseos de su hija, firmó los papeles de venta y se mudaron a Toronto junto con su otro hijo, Kimbal.

“Nuestra familia era intensa”, le dijo Kimbal Musk a Wired sobre este asunto. “Tosca siempre fue una persona amable que nos recordó que debíamos ser un poco más empáticos”, añadió. Con 17 años Tosca se compró una cámara de vídeo y su hermano ha contado su obsesión por grabar la vida real. Se graduó en la Universidad de Columbia Británica, situada en Vancouver, Canadá, trabajó para la compañía de entretenimiento canadiense Alliance durante unos años, y luego se mudó a Hollywood donde llegó a ser directora de desarrollo para Magnolia Films. A los 26 años escribió y dirigió su primer largometraje, Desconcertado, un film que su hermano Elon firmó como productor ejecutivo y que nunca llegó a estrenarse.

Según Wired, durante la siguiente década Tosca Musk se vio atrapada produciendo películas de suspense y thrillers que poco tenían que ver con los argumentos que la habían servido de válvula de escape en su juventud. En 2010 consiguió hacer su primera película romántica y después llegó Passionflix, el lugar desde que esta mujer de origen sudafricano, que ahora tiene 45 años, se siente feliz haciendo realidad las fantasías de otros que, como ella hace años, se refugian en el romanticismo para sobrevivir.

Leave a Reply