Internacional

La herida de Nagorno Karabaj marca las urnas en Armenia

Frustrada y triste, Rosalía Shahbekyán se pregunta cómo pudo diluirse en tan poco tiempo la esperanza y el optimismo que inundó gran parte de Armenia hace tres años, cuando una movilización popular contra las élites políticas tras las elecciones llevó poder al populista y reformista Nikol Pashinián. Shahbekyán, de almendrados ojos oscuros y 33 años, creció y se educó fuera del pequeño país del Caúcaso sur y nutrió la diáspora armenia de millones de personas repartidas por el mundo. Mientras trata de refrescarse del calor soporífero de Ereván bebiendo a sorbitos Tan, un yogur líquido receta especial armenia, cuenta que volvió a la capital en 2016. Como muchos otros jóvenes participó en la llamada “revolución de terciopelo”. “En aquella época el descontento era tan grande que el sentimiento general era que daba igual quién llegara al poder, lo importante es que se fueran los de siempre”, apunta.

Seguir leyendo

Leave a Reply