Lo último

La gestión del curso escolar

Soy maestra y siento vergüenza por el proceder de la Administración educativa, claramente incoherente. Y es que, en plena pandemia de coronavirus, no hay criterios comunes de actuación para los centros educativos. Mientras algunos avanzan en contenidos, otros permanecen repasando. Mientras algunos han ofrecido clases online a través de videoconferencia, otros han remitido enlaces de vídeos explicativos y un correo electrónico para dudas. Y qué decir de los alumnos que no tienen recursos tecnológicos y/o apoyo familiar para realizar las tareas. La educación debe asegurar la igualdad de oportunidades a todo el alumnado y en estas condiciones no está siendo así. Estamos haciendo de la educación una herramienta segregadora, y no consigo entender el porqué.

Esther Martínez Juárez. Madrid


Como profesor de secundaria contemplo con preocupación los dos posibles escenarios para la finalización del presente curso escolar: el escenario del aprobado general (injusto para el alumnado que de verdad se ha esforzado durante el curso, así como para el profesorado, que vería inútil toda su labor evaluativa) o el ahora propuesto por el Consejo Escolar del Estado de evaluar los contenidos dados online desde el confinamiento, que multiplicaría exponencialmente la brecha social de aquel alumnado desfavorecido, muchos sin wifi ni ordenadores en casa. ¿Por qué no exploramos una tercera vía basada en evaluar lo que se ha trabajado hasta el día anterior al confinamiento (un 65% del tiempo lectivo presencial)? El alumnado suspenso seguiría teniendo la convocatoria extraordinaria de septiembre. ¿No sería más justo?

José Luis Sánchez Gómez. Granada


El Ministerio de Educación, con la ayuda del Consejo Escolar, ha decidido que no se concederá el aprobado general y que los contenidos “explicados” durante la cuarentena serán evaluables. En principio, puede parecer justo si se han impartido clases online. Pero ¿qué pasa con los alumnos que no disponen de ordenador o de conexión a Internet? Se argumenta que siempre hay alumnos con dificultades, incluso en clases presenciales. Sinceramente, no creo que esto sea justo para ellos, porque, como todos, tienen el derecho a una evaluación justa.  

Daniel Vadillo Jerez. Alcorcón (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply