Las noticias

La ficción televisiva cruza una línea invisible y desarma otra vez a ETA

Decía Javier Cansado en un Ilustres ignorantes que la tele moderna es demasiado ambigua. Cuando él era niño, decía, las series distinguían muy bien a los buenos de los malos. Hombre rico, hombre pobre o Arriba y abajo eran títulos que no dejaban lugar a dudas sobre qué partido había que tomar. Pero llegaron Tony Soprano o Walter White, que son malos muy malos, pero a la vez caen bien y tienen una humanidad poderosa con la que se identifica cualquiera, y la tele, para Cansado, se fastidió para siempre….

Leave a Reply