Las noticias

La extubación del señor Presumido

Lo primero que hizo el pasado domingo Andrés Manuel Presumido Martínez cuando le retiraron el respirador al ritmo de los vibrantes acordes de la Cavalleria Rusticana sonando en el móvil de alguien fue hacer lo que más le gusta del mundo: ponerse a dirigir la orquesta. La orquesta era, es, el equipo de la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias que le ha atendido desde que su estado hizo preciso intubarle a causa de la neumonía causada por el coronavirus, y que quiso celebrar así la extubación de este paciente sabiendo de antemano que iba a gustarle. Presumido, de 60 años, apasionado melómano y director musical del teatro Alejandro Casona de Oviedo, había ingresado días antes por Urgencias con serios problemas respiratorios. Tras haberle visto “de muy cerca” las orejas al lobo, Andrés se muestra “agradecido y emocionado con la excelencia de la sanidad pública, una orquesta perfectamente afinada” de la que se siente profundamente orgulloso. Mañana miércoles pasa a planta y, probablemente, se irá de alta antes de Jueves Santo. Además de abrazar a su mujer y a su hija, a las que no ha podido ver salvo en la pantalla del móvil desde que ingresó, lo primero que hará será poner el Nessun Dorma, versión Pavarotti, y cantar “el Vinceroooooo” a todo lo que le den sus convalecientes pulmones. Quizá todavía le le falte fuelle para dar el do de pecho, pero ganas le sobran.

Leave a Reply