Las noticias

La economía mexicana cae un 1,6% durante el primer trimestre lastrada por la crisis del coronavirus

Trabajadores en una planta empacadora de tomate en Sinaloa.Trabajadores en una planta empacadora de tomate en Sinaloa.JESUS BUSTAMANTE / Reuters

La pandemia comienza a dejar huella en la economía mexicana, la segunda más importante de América Latina por detrás de Brasil. El arribo del virus al país, a finales de febrero, y las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar el contagio durante el mes de marzo han pasado factura al PIB, que se ha dejado un 1,6% durante el primer trimestre de 2020. La caída es más pronunciada si se le compara con el mismo periodo de 2019, una contracción del 2,4% a tasa anual. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha mostrado cierto optimismo. “Algunos pronosticaron que iba a ser mayor la caída y afortunadamente no fue así, 1,6 con relación al trimestre anterior”, ha dicho en su conferencia matutina de este jueves. El mandatario, sin embargo, ha dejado ver que lo más difícil para la economía nacional está aún por venir. México hila cinco trimestres consecutivos a la baja por primera vez desde 1986.

El primer trimestre de 2020 se suma de inmediato a los peores períodos vividos por la economía mexicana. Se trata de la peor caída desde la sufrida al arranque de 2009, un año lastrado por la Gran Recesión que frustró el crecimiento mundial. En ese entonces, México perdió un 5,1%. Para encontrar un dato más negativo hay que remontarse al oscuro 1995, cuando el cambio de Gobierno entre Carlos Salinas y Ernesto Zedillo provocó una severa devaluación del peso y una fuga de capitales. La contracción fue de 5,7%, la caída más abrupta de la historia reciente del país.

El sector industrial fue el que más perdió durante el arranque de 2020. Esta actividad, que representa un tercio del PIB, cayó un 3,8% de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Los servicios también reportaron cifras negativas, con un -1,4%. Los sectores industriales y de servicios, que incluye el comercio minorista, el músculo del 60% de la economía nacional, son los más afectados. Esto debido a las medidas adoptadas por las autoridades, que decretaron el freno de toda actividad no esencial desde el 26 de marzo para frenar la expansión del coronavirus. El sector primario, la agricultura y la ganadería, es el único que tuvo un desempeño positivo pues creció un 1,2%.

López Obrador ha intentado mostrar un rostro optimista esta mañana ante la caída del PIB. Y para ello destacó el aumento del 5,2% en la recaudación en los primeros cuatro meses de 2020. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha cobrado en el periodo 1,2 billones de pesos, aumentando principalmente la recolección del IVA. “No es cantar victoria porque viene lo más difícil: el trimestre de mayo, junio, julio y también si se prolonga a agosto, septiembre, octubre, pero tenemos una estrategia”, ha afirmado el mandatario.

El presidente ha defendido su criticado plan de respuesta a la crisis económica. El Ejecutivo evitó medidas ampliamente recurridas para reactivar la economía, como es la contratación de deuda. “Decidimos no aumentar impuestos, decidimos no aumentar el precio de las gasolinas y decidimos fortalecer la política de austeridad republicana”, reiteró. Otro eje de su estrategia es el otorgamiento de tres millones de créditos blandos, hasta por 25.000 pesos (1.000 dolares), dirigidos a aliviar a pequeños y medianos empresarios. “Así vamos a inyectar recursos, para que logremos un efecto en V, que la caída sea de poca duración y que haya un rebote fortaleciendo el consumo y la capacidad de compra”, ha añadido.

Los pronósticos, sin embargo, no comparten el optimismo presidencial. El desempeño de la economía durante 2019 ya había sido flojo. El año cerró con una caída del 0,1%, la primera en una década. El deterioro respondía al freno a la inversión, provocada por la incertidumbre que han generado algunas decisiones del Gobierno de Morena en el primer año del sexenio. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que la crisis del coronavirus puede ocasionar una contracción del PIB del 6,5%. “El segundo trimestre será mucho peor. Los datos apuntan al colapso en el comercio y la recreación, mientras que el sector turístico está detenido ante las restricciones de viajes”, señala un informe de la firma británica Capital Economics. La realidad hace muy difícil que México crezca un 4% en promedio durante el sexenio, una de las promesas que hizo López Obrador.

Pemex pierde en tres meses más que en todo 2019

Petróleos Mexicanos (Pemex), la petrolera estatal mexicana, ha informado este jueves que perdió 562.000 millones de pesos (23.000 millones de dólares) durante el primer trimestre de 2020. La mayor empresa del país explicó que la caída respondió al desplome del peso mexicano. La moneda local tocó mínimos históricos durante marzo. Las pérdidas de Pemex en el arranque de 2020 son 62% mayores que las registradas en todo 2019, cuando la petrolera reportó una sangría de 346.000 millones de pesos. La cifra representa también el 2,3% del PIB nacional. De esta forma, la compañía dirigida por Octavio Romero, un incondicional de López Obrador, alarga su periodo a la deriva, agravado por la caída de la producción, el desplome de las ventas y el hundimiento del precio del crudo.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply