Las noticias

La dieta mediterránea y un programa de relajación en el embarazo reducen los casos de bajo peso al nacer

Un feto crece en el útero de forma exponencial: mide menos que un grano de arroz tras el primer mes de embarazo, alcanza el tamaño de un aguacate en la semana 16 y multiplica su velocidad de crecimiento hasta las dimensiones de una sandía el final de la gestación (semana 40). De media, un bebé nace con algo más de tres kilos de peso y 50 centímetros de talla. Pero hay un porcentaje, alrededor del 10% de los nacimientos, donde este crecimiento fetal se ralentiza y la criatura llega al mundo con bajo peso, por debajo de los 2,5 kilos, entre otras variables. Esta situación, en los casos más graves, eleva el riesgo de mortalidad perinatal, retrasos en el neurodesarrollo y problemas en la salud metabólica y cardiovascular. Pero no hay tratamiento para combatirlo o prevenirlo. O, al menos, no lo había hasta ahora. Investigadores del BCNatal, el área maternofetal del Hospital Clínic y el Sant Joan de Déu de Barcelona, han demostrado que una intervención dirigida de mindfulness o dieta mediterránea a la madre durante el embarazo reduce un tercio la frecuencia de bajo peso al nacer.

Seguir leyendo

Leave a Reply