Las noticias

La desgana de Rajoy

El miércoles de camino a mi gimnasio, un sitio que tras el confinamiento se ha reconvertido en un centro de vigilancia y control, aparte de lugar de entrenamiento y sudor, tuve un encuentro especial. Llegando a esa palestra se me ocurrió mirar hacia los lados al bordear cuidadosamente el restaurante vecino. Con mis ojos, descubiertos por la mascarilla, reconozco a Mariano Rajoy, el mismísimo expresidente, acompañado por un señor con aspecto de guardaespaldas veterano, absorto en algún pensamiento (algo frecuente en los gall…

Leave a Reply