Las noticias

La desescalada en Canarias: “Ahora abriendo la cafetería al 50%, mucho mejor”

La desescalada ha llegado impaciente a las tres islas canarias que ya están en la fase uno. A las 8.30 varias cafeterías del centro de San Sebastián de La Gomera atendían a los clientes que querían desayunar con vistas al puerto de la capital. Café, tostadas, zumos y mascarillas: la nueva normalidad. En el bar Cuba Libre, tres agentes de la Policía Local explican a la dueña el permiso de aforos en terrazas. El Gobierno rectificó el sábado y amplió el porcentaje permitido del 30% al 50%. Esto, según las autoridades, ha causado mucha confusión. “Varios propietarios nos preguntan cuántas mesas pueden poner, cuáles son las medidas…”, dice un agente recolocándose la mascarilla. El que lo tiene claro es Alfonso Blanco. A tres calles de la plaza principal lleva ya un buen rato preparándolo todo. Ya tenía intención de abrir este lunes, aun cuando solo podía colocar ocho sillas. Ahora 12 de ellas esperan bien separadas —por las marcas que colocó el dueño en el suelo— a que lleguen los vecinos más madrugadores. O con más ganas de cotidianidad.

En un banco cercano al negocio aguarda María Arteaga, de 84 años. Viene de dar un paseo por la avenida marítima y reposa un poco hasta que abra el bar el Cacao y pueda pedir “un cafecito”. El dueño sigue limpiando las sillas y nivelando las mesas que cojean. Ya ha recibido algunas llamadas para reservar y celebra el giro del Gobierno: “Ahora abriendo al 50%, mucho mejor. Parece que esto empieza a coger color”. Hoy ha pedido carne de vacuno para las hamburguesas caseras del menú. Espera que vengan muchos vecinos. Por suerte, su negocio vive prácticamente de la clientela local. “Los turistas no llegan al 20%”, explica el venezolano. “Pero sé que soy una excepción”.

Fuera, en la terraza, llega el olor a lejía del producto con el que fumigan varios operarios del Ayuntamiento. Vestidos con un traje blanco que apenas deja libre la frente, disparan la disolución desinfectante estos días con cuidado de no salpicar a los gomeros, que a primera hora salen ya a pasear. Son muchos más que el sábado y ya sin mallas ni deportivas. Aunque no todos usan mascarilla, el espacio de seguridad entre unos y otros se mantiene inquebrantable.

En el puerto de San Sebastián las mascarillas son obligatorias a partir de este lunes. Es por ello que la Guardia Civil ha dispuesto una caja con cientos de ellas para entregárselas a los pasajeros que no la lleven puesta. El resto de medidas son similares a las de antes del confinamiento: toma de temperatura y comprobación del motivo del viaje.

Los viajes entre islas están prohibidos en la fase 1 de desescalada, salvo por motivos de fuerza mayor. Aunque las razones tampoco quedan muy claras. Ana espera con una mochila en el puerto a que salga el único barco del día hacia El Hierro. Es maestra en un colegio de la isla vecina y vino a pasar la cuarentena en casa de sus padres: “Lo dejé todo en El Hierro y tengo que traer las cosas, más que sea para mudarme”, explica nerviosa, “pero no sé si eso lo considerarán esencial”. Pocos minutos después parte el barco. A bordo, apenas 25 adultos. Begoña Santana, sobrecargo del barco de Naviera Armas, comenta que tienen un aforo máximo pero que de las más de mil plazas del ferri, estos días apenas llegan a una treintena de pasajeros. Este lunes, la mayoría son agentes de la Policía Local. Hay un par de transportistas. Algún periodista. El resto, gente que vuelve a su lugar de residencia, como Ana.

En el puerto de La Estaca (El Hierro) esperan cinco operarios con mangueras y litros de disolución desinfectante para lavar todos los coches que desembarcan de La Gomera. Otra decena de oficiales saca fotos a los documentos de identidad de los pasajeros y escribe los números de teléfono. “Es el registro habitual”, explican.

Algo menos normal es el lunes en el bar El Encuentro. Eli, la camarera, dice que es un día muy especial. “Llegué dándole besos a la cafetera y todo”, bromea. Las cinco mesas de la terraza están llenas de gente que disfrutan del menú: choco con papas con mojo o calamares con ensalada.” ¿Pescado fresco tienes?”, le pregunta una cliente. “Fresco de la nevera, no te voy a engañar. Me pides mucho un día como hoy…”, añade entre risas. Lo más bonito, reconoce, es la cara de la gente al comer en el restaurante: “Se nota que les sabe a libertad”.

Amós Lutzardo, presidente del Centro de Iniciativas y Turismo de El Hierro, lamenta la imposibilidad de medir el número de negocios que han reabierto pero sabe que muchos se irán sumando según avance la semana: “Aún es pronto. Y las medidas aún no están claras”. Para Lutzardo, la tardía comunicación y las dudas de los empresarios han sido claves para el sigiloso arranque del lunes.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply