Las noticias

La culpa de estar a gusto en casa

Al principio, da vergüenza admitirlo. Pareciera que te alegras del apocalipsis, que hay algo en la tragedia que te rodea, que a ti, bicho raro, mala persona, te ha venido bien, de alguna manera, por doméstica y banal que sea. “Entiéndeme, si me abstraigo de todo lo demás, estoy a gusto confinada”, susurras por WhatsApp. Si se grita con mayúsculas, ¿cómo se susurra en WhatsApp?, deberían inventarlo. Es una de las cosas que me gusta: se acabaron las charlas de pasillo y ascensor. Hablar con quien quieres. El resto, por Whatsapp, gracias….

Leave a Reply